La foto del partido


Foto: Reuters
Cuando Iago Aspas anotó el 0-2, la eliminatoria quedó totalmente sentenciada. Todos los protagonistas del encuentro lo sabían, tanto los jugadores locales, que bajaron totalmente los brazos, como los jugadores y el cuerpo técnico del Celta. Era un gol decisivo que obligaba al Krasnodar a anotar 4 goles, prácticamente un imposible para un equipo que estaba casi entregado antes del tanto. 

Justo tras marcar Aspas, se vivió una de las imágenes del encuentro, y seguramente de la temporada, cuando el técnico del Celta, Eduardo Berizzo, corrió hacia la posición de Aspas para fundirse en un brazo. El técnico celeste, y la estrella del equipo, protagonizaron una imágenes que define a este Celta. Un equipo coral, con mucho trabajo técnico y una muy buena relación entre el banquillo y el vestuario. 

Normalmente este tipo de mezclas suelen ser bastante productivas para cualquier equipo, y este Celta está siendo uno de los mejores de la historia, gracias a toda la plantilla y al cuerpo técnico, liderados por Aspas y Berizzo. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada