Mostrando entradas con la etiqueta Crónicas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Crónicas. Mostrar todas las entradas

Celta 2 - Valencia 2 | Empate para despedir la temporada


Foto: EFE

(EFE) Celta y Valencia cerraron LaLiga con un empate a dos goles en Balaídos en un duelo intrascendente, con protagonismo para muchos canteranos y de despedidas en ambos equipos.

El Valencia castigó en el inicio la debilidad defensiva del equipo celeste, su gran problema una temporada más. A los cuatro minutos, el portugués Thierry Correia destrozó a Kevin en el área y Carlos Domínguez introdujo en su propia portería el balón.

Los 57 goles encajados por el Celta explican que haya tenido que sufrir un año más para mantenerse en LaLiga. Claudio Giráldez ya sabe que el crecimiento de su equipo debe cimentarse en una mayor solidez defensiva. Rafa Benítez lo intentó con un fútbol rácano y más táctico, pero fracasó. Ahora su sucesor lo buscará con otras armas.

En la acción del gol, Kevin Vázquez quedó señalado. El canterano, segundo capitán de la primera plantilla, probablemente haya disputado su último partido con el Celta. En el esquema de Giráldez (3-4-3) tiene difícil encaje y la dirección deportiva buscará su salida pese a restarle un año de contrato.

Poco después, Thierry volvió a encarar al defensa gallego pero su potente disparo lo desvió Iván Villar, otra de las novedades en el once de Giráldez. El Celta no estaba cómodo, el Valencia reclamó dos penaltis y, pasada la media hora de juego, Iago Aspas rozó el empate con un remate con la derecha que se estrelló en un poste.

El segundo acto comenzó con un monumental regalo del joven Cristhian Mosquera. El sueco Williot Swedberg le robó el balón en la presión y el central cometió un infantil penalti que Iago Aspas aprovechó para anotar su noveno gol del curso pese a que Mamardashvili había adivinado su lanzamiento.

Pero la fragilidad en defensa condenó otra vez al Celta. Thierry amargó la tarde a Kevin Vázquez, al que desbordó otra vez antes de que Fran Beltrán cometiese un incomprensible penalti. Y no es la primera vez. Ante el Barcelona, a mediados de febrero, ya había hecho otro a Lamine Yamal que le costó el partido a los suyos.

Alberto Marí puso de nuevo por delante al Valencia, aunque la alegría apenas le duró unos minutos a los de Rubén Baraja porque el griego Tasos Douvikas igualó en el siguiente ataque.

El partido estaba loco. Ambos técnicos movieron su banquillo. Giráldez dio sus últimos minutos al internacional peruano Renato Tapia como futbolista del Celta, ya que acaba contrato y el club no le ha ofrecido la renovación. Y también hizo debutar al canterano Javi Rueda. A falta de 20 minutos, sustituyó a Kevin Vázquez, despedido con una sonora ovación por su afición.

En la recta final, después de un error del peruano Renato Tapia, Peter Federico tuvo el tanto de la victoria para el Valencia pero su remate se fue por encima del larguero.



Leer más »

Granada 1 - Celta 2 |. El Celta se asegura la permanencia matemática


Foto: Atlántico Diario

Claudio Giráldez volvió a hacer cambios con respecto al último partido, con las novedades de Tapia, Hugo Sotelo y De la Torre. También sorprendió con la disposición de sus hombres, ya que Hugo Álvarez comenzó por el carril derecho, con Mingueza por el izquierdo. En el eje de la zaga Manquillo, Starfelt y Jailson. La posición de Hugo Álvarez tuvo mucho dinamismo, ya que en varios momentos parecía actuar más como un extremo que como un carrilero. 

Por delante de la zaga otras dos novedades con la presencia de Renato Tapia y Hugo Sotelo, que regresaban al once inicial tras varios encuentros de ausencias por distintos motivos. De la Torre, otra de las novedades como enganche por la izquierda, con Aspas a a la derecha y Strand Larsen en punta de ataque. 

La primera parte no se la pondremos a nuestros nietos para mostrarles lo bonito que era el fútbol en los años 20. El Celta salió con poca intensidad, cometiendo errores no forzados, especialmente Jailson, aunque sin centrarnos en el brasileño parecía faltar concentración a todo el equipo. Eso provocó que en los primeros minutos las mejores ocasiones fuesen para el Granada. 

Vicente Guaita, afortunadamente de regreso tras su proceso gripal, realizó varias intervenciones de mérito, especialmente un cabezazo que sacó a córner y que apuntaba a acabar en el fondo de las mallas de no se por su intermediación. 

Al Celta le estaba costando encontrarse, pero poco a poco fue haciéndose con el balón, y empezó a gozar de alguna llegada, primero intrascendente, y en el tramo final de la primera parte con verdadero peligro. De la Torre tuvo la más clara tras una galopada de Hugo Álvarez, pero no acertó a batir a Marc Martínez, que se convirtió en el héroe de su equipo con varias intervenciones de mérito a disparos de Aspas o Strand Larsen. También Hugo Sotelo tuvo una buena, pero el pase de Larsen no le llegó con ventaja y cruzó demasiado su disparo. Sin goles en el marcador se llegaría al descanso. 

Tras el receso movió el equipo Claudio Giráldez, dando entrada a Fran Beltrán y Bamba en lugar de Tapia y De la Torre. Los cambios no modificaron el esquema de un Celta que mantuvo el dominio de los últimos minutos de la primera parte, y alguna que otra llegada de peligro. La más clara en este tramo de partido llegó de la mano de Iago Aspas, que intentó sorprender con un disparo lejano que no encontró portería. 

El capitán celeste se entonó y en dos acciones dio la victoria a su equipo. Primero en el minuto 61 con un gran pase a Hugo Sotelo que el canterano convierte en asistencia de gol para Larsen, que ponía el 0-1 en el marcador, que daba la salvación matemática al Celta. Décimo tercer gol del noruego en lo que llevamos de temporada. 

Y dos minutos después cayó el segundo, tras otro pase de Aspas, en este caso a Larsen, que el noruego aprovecha para asistir a Bamba, que entró al punto de penalti para situar la ventaja en dos goles. Quedaba por delante media hora, ante un equipo herido como el Granada, y no parecía que tuviese capacidad de reacción, pero el Celta volvió a demostrar que puede hacer posible lo imposible. 

Tras varios minutos de siesta, el Granada se activó en el minuto 86, en una acción en la que Guaita despeja de puños, se cae al suelo fuera de su portería, mientras Unai Núñez y Carlos Domínguez se quedan parados viendo en primera fila como Bruno Méndez remata a puerta vacía. 

Con el 1-2 el equipo granadinista se vino arriba, y en la siguiente acción Guaita evitó el empate con una acción milagrosa. Lo que no pudo evitar el guardameta fue un penalti en el descuento, golpeando con su puño a Antonio Puertas. La jugada mereció una larga revisión del VAR para juzgar, primero si el 10 del Granada estaba en fuera de juego, y después decidir si era penalti. La acción no admitía dudas y Alberola Rojas señaló la línea de los once metros. Afortunadamente Puertas lo envió al larguero, y así moriría el partido con victoria del Celta.

En realidad lo que pasara en Los Cármenes daba igual ya que el Cádiz fue incapaz de derrotar a la Unión Deportiva Las Palmas. Los amarillos no pudieron ante un rival que tenía cosas en juego, y dan con sus huesos merecidamente en Segunda. De los equipos de abajo solo Las Palmas y Celta se salvaron por méritos propios. 

Únete a nuestro canal de WhatsApp

Leer más »

Celta 2 - Athletic 1 | Heroica remontada para acercar la salvación del Celta


Foto: Octavio Passos / Getty Images

El Celta logró la victoria en un partido que tuvo dos partes muy diferenciadas. La primera, con un equipo muy alternativo y un error de Iván Villar, y la segunda con la entrada de Aspas, Mingueza y sobre todo un Hugo Álvarez primoroso, que asistió a Swedberg y marcó el gol de la victoria para completar la cuarta remontada de la era Giráldez, y la tercera victoria consecutiva en Balaídos que acerca la salvación. 

Sorprendió Claudio Giráldez de inicio con un once con bastantes cambios. Uno de ellos obligado, ya que desgraciadamente Guaita no pudo ser de la partida por un proceso vírico, ocupando su lugar Iván Villar. En defensa salió el Celta con Manquillo, Starfelt y Carlos Domínguez, con Carles Pérez y Manu Sánchez como carrileros. Damián y Fran Beltrán repitieron en la sala de máquinas, con Bamba y Swedberg como enganches, y Strand Larsen en punta de ataque. Mingueza y Iago Aspas fueron las grandes ausencias en el once del Celta. 

La primera parte no pasará a la historia del fútbol. El Celta, muy lento en la circulación, nunca fue capaz de sorprender a un Athletic que vivió plácidamente durante este periodo. Carles Pérez con una arrancada individual puso a prueba a Unai Simón con un disparo demasiado centrado. 

El partido transcurría entre bostezos hasta que en el minuto 23 Alex Berenguer botó un saque de esquina e Iván Villar mostró su nivel reaccionando muy tarde y encajando un gol inexplicable para un portero de Primera División. 

Si ya estaba mal el Celta, con el gol pareció quedar todavía más tocado. Sin ideas, fue incapaz de hacer cosquillas a un Athletic que se limitaba a defender con orden, y buscar cuando podía la portería contraria. La ocasión más clara llegó con un centro de Berenguer que se paseó por el área pequeña con Iván Villar anclado a la línea de gol. Por parte del Celta lo más peligroso fue una combinación por banda derecha con centro de Bamba al que no llegó Swedberg. Muy poco bagaje para un Celta que ya veía calentar en los últimos minutos de la primera mitad a Iago Aspas. 

Tras el descanso salió el Celta con tres cambios y nuevos bríos. Iago Aspas, Mingueza y Hugo Álvarez saltaron al verde en lugar de Carles Pérez, Bamba y Manu Sánchez. El equipo parecía otro. Desde el primer minuto se vio a un Celta volcado sobre la meta de Unai Simón y casi sobre el arranque llegó una ocasión clarísima por parte de Strand Larsen, que cabeceó a la cruceta en lo que pudo ser el gol del empate. 

La nueva versión del Celta no tenía nada que ver con la de la primera parte. Es increíble lo que puede cambiar la entrada de tres jugadores. Pero aún así al Celta parecía faltarle ese último pase para rematar la faena, a Hugo lo frenaban por la banda izquierda, y Claudio volvió a demostrar su nivel como técnico retorciendo aún más los cambios al mover a Hugo Álvarez a la banda derecha, poniendo a Manquillo por la izquierda, donde entrada Iñaki Williams, y a Mingueza como central. 

El partido cambió y tuvo un efecto inmediato. Hugo Álvarez empezó a hacer diabluras por la derecha, y en la primera que ganó línea de fondo puso el balón al punto de penalti y allí apareció Swedberg y su don para los goles importantes que ponía el empate y la primera piedra de la remontada, que se cerraría en tan solo cinco minutos, cuando Hugo recogió un pase de Damián y enganchó un disparo desde la frontal que se envenenó tras golpear a un rival y sorprendió a Julen, que había entrado en el minuto 60 por Unai Simón en la portería bilbaína. 

Con la cuarta remontada en el banquillo, el Celta decidió contemporizar. Bajó la intensidad e intentó no cometer errores en defensa. Strand Larsen se fue del campo tras el gol de Hugo Álvarez por lesión, entrando en su lugar Douvikas. Unos minutos más tarde fue Swedberg el que se marchó con molestias, entrando Cervi en su lugar. 

No hubo muchas ocasiones en esos últimos minutos, aunque si un penalti clamoroso en área del Athletic que García Verdura no pitó  y tampoco fue corregido desde el VAR. Casi en tiempo de descuento llegó el susto de la noche. Centro lateral desde la banda derecha del Athletic, Iván Villar una vez más anclado a la línea de fondo y Raúl García remata al fondo de las mallas. Afortunadamente García Verdura consideró que había una falta previa sobre Starfelt muy discutible anulando el tanto. Los cinco minutos de descuento fueron duros para el celtismo, pero acabaron con final feliz, y con los tres puntos para el Celta, que se va hasta los 37 puntos, cinco por encima del descenso con seis en disputa. Un punto basta para la salvación. 

Únete a nuestro canal de WhatsApp

Leer más »

Atlético 1 - Celta 0 | Esfuerzo sin premio en el Metropolitano


Foto: Ángel Martínez / Getty Images

El Celta realizó un partido muy serio en Madrid, aguantando al Atlético 85 minutos. Guaita fue el mejor jugador del partido, con paradas espectaculares, pero no pudo evitar el golazo de Rodrigo de Paul a cinco minutos para el final del encuentro. El equipo de Giráldez se queda con 5 puntos de ventaja sobre el descenso, con 9 puntos en juego. 

Claudio Giráldez volvió a realizar cambios en el once inicial, con Jonathan Bamba y Unai Núñez como grandes novedades. El atacante costamarfileño regresaba al once inicial en esa línea de mediapuntas junto a Iago Aspas, aunque partiendo inicialmente por la banda derecha, con el moañés más escorado a la banda izquierda. Unai Núñez se situó en el eje de la zaga junto a Starfelt y Jailson. En la medular, Damián Rodríguez repitió en el once inicial acompañando a Fran Beltrán. El resto del equipo fue el mismo que jugó el pasado domingo ante el Villarreal. 

El Atlético salió con las intenciones muy claras desde el comienzo, apretando para adelantarse en el marcador, y tuvo varias situaciones en los primeros minutos, donde emergió la figura de Vicente Guaita para salvar al equipo. El cancerbero valenciano salvó varias ocasiones claras de gol. 

Tras esos primeros compases complicados, el Celta fue encontrándose mejor en el terreno de juego, amasando más balón y llegando a las inmediaciones de Jan Oblak, con alguna ocasión no demasiada clara. Fueron más sustos que ocasiones reales de gol, pero algo había cambiado con respecto a los primeros minutos. Aún así, la más clara para el Atlético llegó en ese momento, cuando Marcos Llorente ganó la espalda de la zaga aprovechando un gran pase en largo de Coke para plantarse ante Guaita, pero su remate fue muy inocente. La primera parte se cerró con un centro de Jonathan Bamba para Larsen cuyo  intento de despeje por parte de Witsel casi acaba en la portería de Oblak. 

En la segunda mitad salió el Atlético de Madrid con cambios, con la entrada de Morata buscando adelantarse en el marcador, pero el Celta supo contener bastante bien al conjunto madrileño durante grandes fases del segundo acto, disfrutando incluso de llegadas y ocasiones de peligro. 

En el 58 llegó la más clara, en las botas de Aspas, que remató desde el punto de penalti un centro desde la línea de fondo de Bamba, pero su disparo salió demasiado centrado y Oblak logró sacarla. Unos minutos después el cancerbero atlético también respondería bien a un disparo lejano de Fran Beltrán. 

En la otra portería también estaba dando un recital Guaita. En el 77 sacó un acrobático remate de Barrios que acabó golpeando el larguero tras el palmeo del meta celeste. En el 84 tendría que intervenir nuevamente a un disparo de Rodrigo de Paul. 

La jugada acabaría en saque de esquina, y nuevamente el argentino enviaría un lanzamiento imparable al que ya no pudo llegar Guaita. Golazo que servía para dar los tres puntos al equipo madrileño. El Celta lo intentó en los últimos minutos, pero no logró incomodar a la zaga local, perdiendo ese punto que ya acariciaba y que era de oro en estos momentos de la temporada. El próximo miércoles toca ganar al Athletic para sellar la permanencia. 

Únete a nuestro canal de WhatsApp

Leer más »

Celta 3 - Villarreal 2 | Paso de gigante hacia la salvación


Foto: Octavio Passos / Getty Images

(EFE) El Celta dio un pase de gigante para certificar su permanencia otra temporada más en la primera división con la victoria en Balaídos ante el Villarreal (3-2), un partido condicionado por la temprana expulsión del visitante Santi Comesaña en el minuto 16 cuando su equipo mandaba en el marcador.

El Celta presentó muchas novedades en su equipo titular. Claudio Giráldez reforzó el centro de su defensa con Manquillo y Starfelt, colocó al canterano Damián en la zona de creación del mediocampo, Swedberg y Larsen acompañaron en ataque a Aspas.

La lluvia apareció en Balaídos para presenciar una hermosa primera mitad, un primer acto con ritmo, tres goles, una expulsión, una remontada y mucho jolgorio en la grada.

El Celta avisó con un peligroso tiro cruzado de Aspas nada más empezar el encuentro. La precisión que no tuvo el capitán celeste contrastó con el misil que, diez minutos después, inventó Alberto Moreno para marcar el primer gol. Era la primera llegada del Villarreal: Akhomach desbordó a Hugo Álvarez, desequilibró hacia su banda a la defensa y por el costado izquierdo apareció Alberto Moreno para marcar con un potente disparo cruzado.

Unos minutos después llegó la jugada clave del partido: expulsión de Santi Comesaña por una dura falta a la altura de la rodilla de Swedberg. El VAR llamó a Soto Grado para que revisase la temeridad de la entrada. El colegiado vio la peligrosa imagen de Comesaña deslizándose por la hierba con los tacos de su bota impactando en Swedberg. No dudó en mostrar la tarjeta roja.

Esa expulsión en el minuto 16 no fue el único riesgo innecesario de un jugador del Villarreal; cuatro minutos más tarde, Baena agarró a Aspas dentro del área, una inocente falta castigada con penalti. Aspas marcó el empate.

El partido quedo definitivamente fragmentado. El Celta se apoderó de la posesión de la pelota y fue encerrando al Villarreal cerca de su área, pese a que el conjunto visitante alguna vez asomó en ataque con un tiro flojo de Baena o uno muy desviado de Guedes.

El dominio gallego fue feroz, pero Marcelino no hizo cambios. Larsen probó con un lanzamiento raso, que tocó en el poste, y con un remate a quemarropa ante Jorgensen que sacó el portero. El delantero noruego no falló en su tercera ocasión. Sin pausa en su empuje, y casi siempre con todo el peligro por la banda derecha, el Celta remontó con un cabezazo de Larsen dentro del área pequeña, la guinda a un buen y suave centro de Damián. El acoso continuó hasta el descanso el acoso con un tiro lejano de Damián y otro de Swegberg desde el borde del área.

El Villarreal mejoró su imagen en la segunda parte, pese a que el Celta insistió con un disparo de Larsen, una buena ocasión de Hugo Álvarez con parada de Jorgensen y un tiro al poste de De la Torre. Sin embargo, el Villarreal exhibió su pegada con un contragolpe letal, una confusa acción, por las protestas del equipo vigués pidiendo falta de Parejo a De la Torre en el mediocampo, que se inició con Sorloth recorriendo metros hacia el área y culminó Guedes con un cañonazo.

El empate relajó al Villarreal, aunque veinte minutos después tuvo otro contraataque peligroso de Sorloth. El Celta buscó el gol. Lo intentó Mingueza, y Larsen. Claudio Giráldez reforzó el ataque con Carles Pérez y Douvikas. Y acertó con los cambios. La primera pelota que cazó el delantero griego fue cabecear a gol un centro de Aspas.

El partido se abrió con un final de ida y de vuelta. El Villareal rozó el empate con un disparo cruzado de Sorloth; el Celta tuvo cerca el cuarto tanto con un centro de Douvikas al que no llegó Larsen o con un disparo de Carles Pérez que paró Jorgensen.

Ficha técnica:

3. RC Celta: Guaita; Manquillo (De la Torre, min. 46), Starfelt , Jailson; Mingueza, Damián (Ristic, min. 46), Beltrán (Carles Pérez, min. 80), Hugo Álvarez (Douvikas, min. 80); Aspas, Larsen, Williot Swedberg (Cervi. Min. 64)

2. Villarreal CF: Jörgensen; Kiko Femenía, Albiol, Mosquera (Cuenca, min. 46), Alberto Moreno (Pedraza, min. 55); Akhomach (Coquelin, min. 55), Comesaña, Parejo (Capoue. Min. 78), Alex Baena; Guedes (Morales, min. 73), Sorloth

Goles: 0-1 Alberto Moreno (min. 12); 1-1 Aspas, penalti (min. 21); 2-1 Larsen (min. 39); 2-2 Guedes (min. 68); 3-2 Douvikas (min. 82)

Árbitro: Soto Grado (comité riojano). Expulsó con roja directa al jugador del Villarreal Santi Comesaña (min. 16). Amonestó con tarjeta amarilla a Manquillo (min. 24), Damián (min. 32), Swedberg (min. 64) y Douvikas (min. 85) por parte del Celta.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la trigésimo cuarta jornada de LaLiga EA Sports disputado en el estadio municipal Abanca Balaídos ante 19.548 espectadores.


Únete a nuestro canal de WhatsApp

Leer más »

Alavés 3 - Celta 0 | El Celta se quedó en Vigo


Foto: Juan Manuel Serrano Arce / Getty Images

Unos 1.200 aficionados celtistas se desplazaron a Vitoria esperando ver en Mendizorroza a los jugadores del Celta, que lamentablemente se quedaron en Vigo, aunque sus cuerpos corretearon por Mendizorroza. El Alavés, sin mucho fútbol, ganó por intensidad aprovechando varios errores de bulto de la zaga céltica imponiéndose por un claro 3-0, que pudo ser más abultado de no ser por Vicente Guaita. Con este triunfo el Alavés está virtualmente salvado, y el Celta a esperar que el Cádiz no gane mañana para minimizar los daños. 

Claudio Giráldez volvió a realizar cambios en el once inicial. Además del obligado de Douvikas por el sancionado Larsen, introdujo a Manu Sánchez en el carril izquierdo, y adelantó la posición de Hugo Álvarez, siendo Swedberg el sacrificado. El once inicial estuvo formado por Guaita en portería con Mingueza, Carlos Domínguez y Unai Núñez como trío de centrales. Por la derecha Carles Pérez y por la izquierda Manu Sánchez ocuparon los carriles. El doble pivote estuvo formado de nuevo por Jailson y Fran Beltrán, mientras que los más adelantados fueron Iago Aspas, Hugo Álvarez y Douvikas. 

El partido cumplió el guión previsto desde el comienzo, con un Alavés muy intenso en la presión y con ataques frontales y directos desde el primer minuto. Al Celta le costó mucho encontrar su sitio en el terreno de juego ante un equipo local que dominó claramente la primera mitad. 

Fue un verdadero milagro que al descanso el marcador señalase un empate, ya que el equipo babazorro gozó de varias ocasiones clarísimas para adelantarse, casi siempre con Kike García participando en las acciones. Vicente Guaita se convirtió en el salvador del Celta en el primer acto. Sus guantes impidieron que el partido quedase resuelto antes del descanso. 

Tras el descanso parecía salir mejor el Celta, que tenía más balón, pero fue un espejismo, ya que en el minuto 48 Giuliano Simeone adelantó a los alaveses aprovechando un fallo de Mingueza para batir a placer a Guaita. 

Tras el gol los locales se replegaron buscando alguna contra, y no tardaron en encontrarla, nuevamente gracias a un fallo de Mingueza, que envió de forma incomprensible un balón al corazón del área que cazó Guridi y no perdonó a Mingueza. 

Tras el 2-0 Claudio Giráldez revisó los cambios en el once inicial, dando entrada a De la Torre y Swedberg en lugar de Manu Sánchez y Unai Núñez. Jailson retrasó su posición al eje de la zaga, Hugo Álvarez al carril izquierdo, mientras que De la Torre se incrustó en el doble pivote junto a Fran Beltrán, y Swedberg como interior izquierdo. 

El Celta tenía más balón en este tramo de partido, pero simplemente porque al Alavés no le interesaba tenerlo. Esperaba agazapado alguna contra, y le bastaba con defender con orden ante un Celta con muy pocas ideas en la tarde de hoy. Los siguientes cambios fueron la entrada de Allende y Sotelo en lugar de Douvikas y Beltrán, que tampoco surtieron demasiado efecto. 

La única ocasión clara del Celta la protagonizaron Jailson, que envió un pase alto que pinchó de forma exquisita Allende para retrasar a la zona de Aspas que envió un disparo que no encontró portería. Hubiera sido el 2-1, pero en caso de ser gol la jugada se habría revisado y daba la sensación de que Allende estaba en fuera de juego en el momento el pase de Jailson. 

De ese posible 2-1 se pasó casi de forma instantánea al 3-0, en otra acción con Mingueza como protagonista. El catalán agarró a Simeone cometiendo una falta lateral de la que nace el 3-0 con un fácil remate de cabeza de Benavídes, emparejado en el centro del área cono Hugo Sotelo. 

Muy dura derrota del Celta que se queda con 31 puntos, a expensas de lo que pase mañana en el Cádiz - Mallorca, y con la obligación de sumar los tres puntos el próximo fin de semana ante el Villarreal, antes de medirse a Atlético de Madrid y Athletic Club. 

Únete a nuestro canal de WhatsApp

Leer más »

Celta 4 - Las Palmas 1 | Aspas acerca al Celta a la permanencia


Foto: EFE

(EFE) Exigido por su escaso margen de ventaja sobre la zona de descenso, el Celta fulminó este sábado a la UD Las Palmas (4-1) con una exhibición futbolística de Iago Aspas, que comandó la goleada de su equipo con dos goles y otras dos asistencias, un vendaval para el equipo canario, que alargó en Balaídos su preocupante caída en picado.

Como de costumbre, Las Palmas fue un equipo valiente. García Pimienta le ganó de inicio la batalla táctica a Claudio Giráldez poblando de futbolistas el centro del campo.

El Celta no estaba cómodo, incapaz de salir de la presión amarilla. Y por si fuera poco, a los once minutos, el central canario Juanma Herzog explotó un enorme desajuste defensivo de Unai Núñez y Swedberg tras un saque de esquina para superar a Vicente Guaita.

El 0-1 empequeñeció todavía más al Celta, sin respuesta al juego de su rival. En el siguiente ataque, Munir enmudeció Balaídos con un disparo cruzado que se marchó ligeramente desviado. Y nueve minutos después de su gol, en una acción similar, el canterano Herzog rozó el 0-2, pero Guaita lo evitó bajo palos.

El Celta tenía serios problemas para conectar con sus futbolistas de ataque, pero encontró en los espacios que dejaba Las Palmas a la espalda de sus defensas el camino hacia la victoria.

El primer aviso llegó con un remate de Carles Pérez que se marchó alto después de un pase picado de Fran Beltrán. El segundo en un mano a mano de Larsen con Álvaro Valles, tras un pase en profundidad de Mingueza, que el delantero noruego no aprovechó.

El equipo de Giráldez ya estaba más suelto, y en dos minutos de inspiración fulminó a Las Palmas, primero con un tanto de Iago Aspas y después con otro del atacante sueco Williot Swedberg, la gran novedad en el once celeste.

La segunda mitad arrancó eléctrica. En menos de un cuarto, el Celta dispuso de hasta cuatro oportunidades para aumentar su ventaja pero se estrelló contra un inmenso Álvaro Valles, que privó del gol a Mingueza, Fran Beltrán, Carles Pérez y Jailson entre los minutos 50 y 59.

García Pimienta refrescó su once con la entrada de Sandro y Javi Muñoz, pero poco después otro error de su equipo en el centro del campo permitió a Iago Aspas montar un rápido contraataque para regalar el gol al griego Tasos Douvikas, que llevaba cinco minutos en el campo.

Las Palmas bajó los brazos, y el Celta siguió atacando. Aspas firmó el cuarto, el segundo de su cuenta, y Hugo Álvarez disfrutó dos claras ocasiones para cerrar la manita celeste.

Ficha técnica:

4 – Celta: Guaita: Carles Pérez (Miguel Rodríguez, min.85), Mingueza, Unai Núñez, Carlos Domínguez, Hugo Álvarez; Jailson, Beltrán (Luca de la Torre, min.77); Williot Swedberg (Bamba, min.66), Aspas (Manquillo, min,77) y Larsen (Douvikas, min.66).

1 – UD Las Palmas: Álvaro Valles: Álex Suárez, Herzog, Mika Mármol, Sergi Cardona; Loiodice (Javi Muñoz, min.62), Perrone (Fabio, min.77), Kirian; Munir (Pejiño, min.77), Sory Kaba (Sandro, min.62) y Moleiro.

Goles: 0-1 Herzog, min.11; 1-1 Iago Aspas, min.37; 2-1 Williot Swedberg, min.39; 3-1 Douvikas, min.71; 4-1 Iago Aspas, min.75

Árbitro: Hernández Maeso (comité extremeño). Amonestó a Larsen, del Celta, en el m.66.

Incidencias: encuentro correspondiente a la jornada 32 de LaLiga disputado en el estadio Abanca Balaídos ante 21.256 espectadores.

Únete a nuestro canal de WhatsApp

Leer más »

Betis 2 - Celta 1 | El Celta despierta tarde


Foto: Fran Santiago / Getty Images

El Celta reaccionó tarde y se dejó los tres puntos en un encuentro que tuvo dos partes bien diferenciadas. La primera con un Celta mejor, aunque sin generar muchas ocasiones, y la segunda con la reacción del Betis, que se adelantó en el marcador y durmió el partido ante un Celta sin respuesta. A pocos minutos para el final Fekir marcó el 2-0 que parecía sentenciar el encuentro, pero el Celta despertó con un gol de Strand Larsen y tuvo el empate en las botas de Carles Pérez, que falló con todo para anotar. 

Jailson y Manquillo fueron las novedades de Claudio Giráldez en el once inicial, con la relativa sorpresa de que Manquillo ejerció como central y Mingueza como carrilero, algo que ya hizo Benítez en el Santiago Bernabéu. El once inicial estuvo formado por Guaita, Mingueza, Manquillo, Jailson, Carlos Domínguez, Hugo Álvarez, Beltrán, Sotelo, Guaita, Aspas y Strand Larsen. 

Comenzó el partido con un Betis ligeramente mejor, ante un Celta al que le costaba mantener posesiones largas, pero los de Giráldez fueron encontrándose más cómodos con el paso de los minutos, y generando las primeras ocasiones, en las botas de Strand Larsen primero, y de Hugo Álvarez después. 

La más clara de la primera mitad llegó en el minuto 25, cuando Bamba, desde el pico del área, envió un pase al espacio que atacó Strand Larsen conectando un potente zurdazo ante el que tuvo que intervenir de forma providencial Rui Silva. Casi a renglón seguido otra buena ocasión para Larsen, que remató muy forzado y su cabezazo salió ligeramente alto. 

Siguió dominando el Celta en los instantes finales, aunque sin poner a prueba a Rui Silva. La más clara en los últimos minutos fue una contra iniciada con un pase brutal de Iago Aspas que estropeó Bamba dándosela a un rival. Así se llegó al final de los primeros 45 minutos. 

En la segunda mitad el Betis salió con cambios, ingresando al terreno de juego Bakambu y Fekir, que le dieron otro ímpetu al equipo verdiblanco, y ya pudo adelantarse a los cinco minutos con una jugada de carámbola con varios remates que repelió la zaga céltica, que achicó agua como pudo. 

Pero dos minutos después no hubo tanta fortuna en una acción en la que Bellerín rompe por la banda y encuentra a Miranda, extrañamente solo en el corazón del área, para batir a Vicente Guaita con un certero disparo. 

El Celta no gestionó bien la desventaja en el marcador. Por delante quedaban 40 minutos de fútbol para intentar igualar la contienda, pero en la práctica no acabó de generar, ya no ocasiones, sino simplemente llegadas. Por otro lado, la sensación era que el Betis podía matar el partido en una contra. 

Claudio Giráldez decidió retirar del terreno de juego a Manquillo para dar entrada a Carles Pérez, pasando Mingueza al eje de la zaga y situándose el recién ingresado al terreno de juego como carrilero. Unos minutos más tarde entraron Damián y Tadeo Allende en lugar de Hugo Sotelo y Bamba. 

El segundo del Betis estaba cada vez más cerca. Pudo llegar en una acción en la que Fekir mete un pase a Bakambu al que se anticipa Carles Pérez, pero el propio Fekir anotaría en el 83 tras recibir un pase de Isco e irse con enorme facilidad de Carles Pérez. El tanto fue anulado inicialmente por fuera de juego, pero las repeticiones dejaron claro que el francés estaba en posición correcta, subiendo el gol al marcador. 

Con el 2-0 parecía que el partido estaba sentenciado, pero las celebraciones del Benito Villamarín parecieron despertar al Celta, que pudo recortar distancias en una acción en la que Iago Aspas pone un buen balón para Tallende, que opta por rematar con el exterior de su pierna derecha sin excesiva fortuna. 

Ya en tiempo de descuento, otro extraordinario pase de Aspas lo aprovecha Allende para irse de su marcar, pero Rui Silva rechaza su disparo, recogiendo el disparo Cervi para disparar desde la frontal, encontrando por el camino la bota de Larsen para empujar el balón al fondo de las mallas. 

Quedaban unos minutos de descuento y el Celta estaba en ese momento crecido, tanto que incluso pudo empatar tras un saque de esquina en el que Aspas pincha el balón, Unai cede a Carles Pérez y el catalán no encuentra portería por escasos centímetros. Ahí estaba el empate para el Celta, que perdió la oportunidad de llevarse algo positivo esta noche. 

Únete a nuestro canal de WhatsApp

Leer más »

Celta 0 - Rayo 0 | Los palos y Hernández Hernández frenan el efecto Giráldez


Foto: Octavio Passos / Getty Images

(EFE) El Rayo Vallecano sobrevivió este domingo al acoso del Celta para sumar un punto de oro (0-0) que le permite mantenerse por encima de un rival directo en la pelea por la permanencia. Carles Pérez pudo desequilibrar el duelo en el último suspiro con un potente disparo que se estrelló en el larguero, cuando el celtismo aún le daba vueltas al gol anulado a Jailson (min.65) y a un penalti reclamado por Aspas en la prolongación.

El Celta dominó desde el inicio, aunque su juego no fue lo suficientemente fluido y preciso como para desarmar a un Rayo muy bien colocado, intenso en la presión y solidario en las ayudas defensivas. Tan solo el noruego Larsen, con un cabezazo en el minuto 36 que se estrelló en un poste, amenazó la igualada del primer tiempo.

Por entonces, Íñigo Pérez ya había perdido a Álvaro García, que cayó lesionado pasado el minuto 10 después de una larga carrera en la que reclamó una falta de Carlos Domínguez al borde del área. La jugada nació de un error de Hugo Sotelo que propició el contraataque del conjunto madrileño.

La valentía que pide Claudio Giráldez a sus jugadores para construir desde atrás conlleva muchos riesgos. El técnico gallego los asume porque es su estilo, el que le llevó a triunfar en el filial.

Pero el Rayo demostró tener bien estudiado al equipo celeste y otro despiste de Starfelt mediado el primer acto hizo sufrir al Celta, que no se arrugó. Continuó asumiendo riesgos, aunque sin generar demasiado peligro. Aspas amenazó con un disparo alto y De Frutos respondió con otro muy centrado, antes de que Larsen estrellara un cabezazo en el poste.

Ambos entrenadores movieron ficha en el descanso. El peruano Renato Tapia sustituyó a Starfelt en el centro de la defensa. Con él, Giráldez buscaba más salida. En el lado contrario, Íñigo Pérez reforzó la defensa con la entrada de Espino por Chavarría, castigado desde el minuto 2 con una tarjeta amarilla.

El Rayo continuó asustando con sus transiciones y generando problemas al equipo celeste con su intensa presión. Eso obligó a Giráldez a buscar más frescura con Carles Pérez y Jailson, que abrió la lata al minuto de saltar al césped después de ganar en el salto a su marcador tras una falta lateral.

Un tanto que el colegiado decidió anular por un ligero empujón de Carlos Domínguez a un defensa rival, desatando el enfado de Balaídos, que mostró su ira con un árbitro que a finales de 2023 ya se había convertido en protagonista en el estadio vigués tras rectificar su decisión de pitar penalti de Navas sobre Douvikas en el tiempo añadido.

Esa jugada aceleró al Celta y De Frutos casi lo aprovechó tras otro contraataque. El Celta se volcó. Douvikas, en dos ocasiones, y Tapia buscaron el gol, antes de que Aspas reclamara penalti de Espino en el tiempo de prolongación. No aflojó el Celta, más necesitado que su rival, y en el último suspiro Carles Pérez se encontró con el larguero.

 

Ficha técnica

0 - Celta: Guaita; Mingueza, Starfelt (Renato Tapia, min.46), Carlos Domínguez; Manquillo, Fran Beltrán, Hugo Sotelo (Carles Pérez, min.65), Hugo Álvarez (Cervi, min.87); Bamba (Jailson, min.65), Iago Aspas y Larsen (Douvikas, min.76)
0 - Rayo Vallecano: Dimitrievski; Balliu, Mumin, Pathé Ciss, Chavarría (Espino, min.46); Oscar Valentín (Pozo, min.79), Unai López; De Frutos, Isi (Crespo, min.79), Álvaro (Ratiu, min.15); Camello (Bebé, min.65).
Árbitro: Hernández Hernández (comité canario). Amonestó a Iago Aspas (min.65), Carlos Domínguez (min.83) y Carles Pérez (min.87), por parte del Celta, y a Chavarría (min.2), Pathé Ciss (min.44) y Unai López (min.70), por parte del Rayo Vallecano.
Incidencias: Encuentro correspondiente a la jornada 30 de LaLiga disputado en el estadio Abanca Balaídos ante 21.505 espectadores. 

Únete a nuestro canal de WhatsApp

Leer más »

Sevilla 1 - Celta 2 | Otro Celta era posible


Foto: Fran Santiago / Getty Images

Excelente debut de Claudio Giráldez que ha demostrado que con valentía y una propuesta diametralmente opuesta a la de su predecesor pueden llegar resultados. El Celta logró ganar además remontando un marcador adverso, algo muy poco habitual para el equipo céltico, que se puso por detrás en el marcador tras un garrafal error de Unai Núñez, y remontó en la segunda mitad con sendos golazos de Carles Pérez y Larsen. Hugo Álvarez debutó como titular, también jugó de inicio Sotelo y Damián disfrutó de sus primeros minutos con la camiseta céltica en la segunda mitad. Un día perfecto. 

Las sorpresas en la alineación inicial fueron las mencionadas de los Hugos. Giráldez apostó por jugar con tres centrales, pero con un planteamiento de partido muy diferente. Guaita repitió en portería, y por delante de él tres centrales, uno de ellos Mingueza, junto a Unai Núñez y Carlos Domínguez. En los carriles Manquillo y Hugo Álvarez. Fran Beltrán y Sotelo en la sala de máquinas, con Bamba y Aspas como enlaces y Stran Larsen en punta de ataque. 

Decía Claudio Giráldez que era complicado cambiar muchas en cuatro días, pero él lo ha conseguido. Desde el pitido inicial se vio a un equipo muy diferente, yendo hacia delante sin complejos, aunque con ciertos problemas en la espalda. Los vigueses tardaron tres minutos en avisar con una acción en la que casi marca Iago Aspas. 

El Celta estaba bien plantado, pero tenía ciertos problemas para contener las contras de los adversarios, y además tenía a Unai Núñez en la zaga en un día horrible, por ser generoso. Romero y En-Nesyri tuvieron sendas ocasiones, con Manquillo salvador en una de las acciones. Y en el 18 llegó el tanto hispalense tras un error grosero de Unai Núñez, que pisa torpemente el balón y acaba dejando en bandeja el tanto a En-Nesyri. 

Tras el gol pareció quedar tocado el Celta durante unos minutos, pero logró reponerse. Giráldez tuvo que realizar un cambio obligado por la lesión de Manquillo, entrando en su lugar Carles Pérez. El catalán actuó como carrilero durante todo el partido. Mingueza, que con el cambio se soltó un poco más en ataque, brindó un pase precioso a Larsen, que no logra superar a Nyland buscando el palo corto. El propio Larsen tuvo otra tras un pase de Aspas, e incluso Bamba probó suerte en la recta final de la primera parte, en la que los vigueses encerraron al Sevilla en su área. 

En la segunda mitad se mantuvo la tendencia, y Hugo Álvarez empezó a convertirse en protagonista del encuentro. El canterano, que hoy jugaba su primer encuentro como titular en la máxima categoría, puso un balón preciso para Iago Aspas, que no logró encontrar portería. Casi a renglón seguido llegó otra ocasión de Larsen, que ganó en carrera a su par, pero definió muy mal ante el meta. También Hugo Álvarez lo probó en una fantástica acción individual con disparo que se toparía con una gran intervención de Nyland. 

El partido se había convertido en un correcalles. Claudio Giráldez había conseguido contagiar su maravillosa locura a un Quique Sánchez Flores, que ha hecho fama por controlar los partidos como pocos. Y en ese vaivén salió favorecido el Celta, que marcó el empate en una contra tras otro error de Unai que casi cuesta un disgusto. La jugada continuó y el catalán se inventó un disparo desde fuera del área para empatar con un golazo. 

Comentar que antes del empate se habían retirado Carlos Domínguez y Sotelo para dar entrada a Jailson y Starfelt, y posteriormente Claudio Giráldez sustituyó a Unai Núñez y Hugo Álvarez, entrando en su lugar Cervi y Damián Rodríguez. 

En el 78 el recién ingresado Cervi habilitó a Bamba, que desde el costado izquierdo puso un centro que remató con la espuela Strand Larsen. Un remate indetectable que sirvió para adelantar al Celta en el marcador. 

Quedaban más de diez minutos y entre el celtismo el lógico temor por lo vivido esta temporada, pero este Celta no es el de Benítez. Lejos de encerrarse en su área y permitir que el rival llegase una y otra vez, Claudo Giráldez optó por defenderse con el balón, apoyado en un excelente Damián debutando en Primera División. 

El único susto llegó de la mano de Hernández Maeso. El colegiado señaló penalti en una acción en la que Starfelt no toca a su rival. El VAR le recomendó ir a revisar la jugada y tras la misma decidió cambiar su decisión. En los últimos minutos el Celta logró mantener posesiones largas, evitando así que el Sevilla llegase más que en la última acción del partido, con un córner rematado que no encontró portería. 

Hasta ahí llegaría el sufrimiento para un Celta que se va hasta los 27 puntos, recuperando los 5 de ventaja sobre el Cádiz, adelantando al Rayo, que juega esta tarde ante el Betis, y situándose a uno del Sevilla, a quien supera en el goal-average particular. Poco más que pedir. 


Únete a nuestro canal de WhatsApp

Leer más »

Real Madrid 4 - Celta 0 | El Celta no molesta al Madrid


Foto: Dennis Doyle / Getty Images

El Celta no se presentó esta tarde al Santiago Bernabéu, donde el Real Madrid goleó sin apenas esfuerzo y sin juego, simplemente aprovechando los abundantes errores de los célticos. El equipo de Rafa Benítez fue tan inoperante, que ni tan siquiera permitió a Prieto Iglesias que pudiera lucirse, aunque sí a Melero López, que perdonó la expulsión en la primera parte a Camavinga, aunque la pregunta es cuántos jugadores tendría que expulsar para que el Celta tuviese alguna opción. 

Rafa Benítez repitió el mismo once de la última jornada ante el Almería, con la única novedad de la entrada de Iago Aspas por Douvikas, pero aunque el equipo era el mismo, el esquema era diferente, ya que Manquillo actuó como central derecho, con Mingueza como carrilero, en un plan de juego que pretendía ser flexible, pasando a un 4-4-2 en fase ofensiva, y 5-2-3 en fase defensiva. 

El plan de Rafa Benítez no sorprendió, con el equipo echado atrás, esperando cazar alguna contra para sorprender. El problema era la cantidad de metros que tenía que recorrer el equipo para llegar arriba. Aún así, con 0-0 en el marcador, e incluso con 1-0, tuvo alguna ocasión para marcar, pero faltó acierto. 

El Real Madrid, como decíamos, no jugó el partido de su vida ni mucho menos. Le bastaba con seguir el ritmo de Modric para hacer valer su superioridad. Además descubrió en los córners el gran coladero de la defensa céltica, y así llegó el primer gol, en el que Rudiger se anticipó a Starfelt, que optó por no saltar para sembrar la incertidumbre en el ataque rival. El primer remate del alemán lo despejó con una extraordinaria intervención Guaita, que incluso estuvo mejor en el posterior rechace de Vinicius, pero en el tercero ya no pudo hacer nada. El Madrid se adelantaba en una acción en la que remató 3 veces sin que ningún jugador celeste fuese capaz de intervenir. 

El Celta tuvo dos ocasiones muy claras en la primera mitad. La primera en un balón que cae a Manu Sánchez, pero su bolea es repelida por un defensor, y la más clara llegó en tiempo de descuento, cuando Aspas botó una falta preciosa que De la Torre no pudo aprovechar con un horrible cabezazo que se marchaba por encima de la meta de Lunin. 

En la segunda mitad se mantuvo la tónica de la primera, con un Real Madrid al tran tran y el Celta intentando pescar alguna contra, sin mucho éxito.  

Benítez fue empeorando el equipo poco a poco con sus cambios, primero con la entrada de Cervi y Allende por Manu Sánchez y Bamba, y posteriormente, aún con 1-0 en el marcador, dando entrada a Carlos Domínguez y Sotelo, en lugar de Beltrán y Mingueza. El catalán estaba siendo de los pocos con algo de claridad en ataque. 

A partir de ahí el Celta fue perdiendo poco a poco, y además llegó la sentencia con el 2-0 del Real Madrid, en el que otra vez Rudiger remató a placer un córner, con la mala fortuna de que el balón, que no iba a portería, acaba impactando en Guaita para introducirse en su portería. 

Lo que pasó a partir de ahí era previsible. El Celta bajó completamente los brazos, y llegó el 3-0 en otra acción que mezcla mala fortuna y desacierto. Guaita sale mal a un centro, golpea el balón sin tensión y éste acaba impactando en Carlos Domínguez y de ahí al fondo de las mallas. Ya sobre el tiempo reglamentario Arda Guler anotó el 4-0 en una buena maniobra tras sortear a Guaita. 

Derrota previsible, pero decepcionante una vez más por la puesta en escena de un Celta que no deja de confirmar partido tras partido unas horribles sensaciones. 


Únete a nuestro canal de WhatsApp

Leer más »

Celta 1 - Almería 0 | Un gol de Mingueza le da aire al Celta


Foto: Octavio Passos / Getty Images

(EFE) Un golazo de Óscar Mingueza en la segunda parte, cuando el Almería ya jugaba en inferioridad por la expulsión del mozambiqueño Bruno Langa, permitió al Celta sumar tres puntos vitales (1-0) en su carrera por la permanencia, en un partido en el que su técnico Rafa Benítez se jugaba el puesto.

La visita del colista, único equipo que aún no ha ganado en LaLiga, obligó al Celta a sacar su versión más ofensiva. El equipo de Benítez dominó desde el inicio, aunque el fútbol solo lo generó cuando Mingueza y Luca de la Torre entraron en juego. Sin Iago Aspas, que cumplía ciclo de tarjetas amarillas, el equipo gallego carece de un futbolista creativo en ataque.

A Rafa Benítez no le funcionó la apuesta por Tasos Douvikas. El delantero griego no apareció en los primeros 45 minutos. Su mayor peligro está dentro del área rival y su equipo apenas lo pisó. Pero en el añadido del primer tiempo, le bastó un centro lateral de Fran Beltrán para mostrar sus dotes de goleador. Una gran mano de Maximiano evitó el 1-0.

El Celta jugó con miedo, y eso que el Almería le entregó el balón. Sus acciones de peligro llegaron casi siempre en acciones a balón parado. Además de la de Douvikas, el central Carl Starfelt disfrutó de otra ocasión muy clara a los siete minutos. Su cabezazo se marchó pegado a un poste.

Incluso el gol anulado a Jonathan Bamba nació de un saque esquina. La genialidad de Mingueza y el posterior pase de primeras de Luca de la Torre al costamarfileño, que batió a Maximiano, quedaron anulados por un fuera de juego de Fran Beltrán a la salida del córner.

El Almería respiró. Y poco después enmudeció Balaídos con un potente disparo lejano del lateral mozambiqueño Bruno Langa que se estrelló en un poste. Ante la pasividad de los futbolistas celestes, él mismo recogió el rechace, pero su segundo remate también se marchó alto. La reacción del celtismo fue pedir la dimisión de Rafa Benítez como ya había hecho cuando por megafonía dijeron su nombre antes de empezar el partido.

Nada cambió tras el paso por los vestuarios, salvo que el Almería había perdido a Luka Romero en la recta final del primer acto tras recibir una fortuita patada en la cara de su compañero Marc Pubill. El Celta continuó dominando, pero sin generar ocasiones claras, lo que forzó a Benítez a mover ficha: el argentino Tadeo Allende sustituyó a Douvikas, justo después de que el griego realizara una buena maniobra dentro del área visitante.

El panorama se aclaró mucho más para los gallegos con la expulsión de Bruno Langa, muy protestada por los visitantes. El árbitro le mostró la tarjeta roja directa por una dura entrada sobre Bamba, pero muy lejos del área. A partir de ahí, el Celta encerró a su rival en su campo. Y obtuvo su recompensa con un golazo de Mingueza, que colocó el balón pegado a un poste, imposible para Maximiano.

El Celta, a diferencia de lo que hizo en Cádiz, no se echó atrás. Y tuvo la sentencia tras un rápido contraataque conducido por Bamba, pero Larsen se topó con Maximiano en el minuto 77. Esa parada mantuvo la incertidumbre, aunque el Almería no asustó. Fue el portero portugués el que volvió a lucirse en el 89 con otra gran parada a Larsen.

Ficha técnica:

1 - RC Celta: Guaita; Manquillo, Unai Núñez, Starfelt, Manu Sánchez (Cervi, min.78); Mingueza (Hugo Álvarez, min.88), Fran Beltrán, Luca de la Torre (Hugo Sotelo, min.88), Bamba; Douvikas (Allende, min.59) y Larsen.

0 - UD Almería: Maximiano; Marc Pubill, Édgar, Radovanovic, Langa; Baba, Robertone (Centelles, min.66); Luka Romero (Leo Baptistao, min.45), Viera (Lopy, min.66), Embarba (Arribas, min.62); Choco Lozano (Ramazani, min.62).

Gol: 1-0, m.72: Mingueza.

Árbitro: Sánchez Martínez (comité murciano). Expulsó con tarjeta roja directa al visitante Langa en el minuto 64. Amonestó a Manu Sánchez (min.70) por parte del Celta, y a Radovanovic (min.89) por parte del Almería.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la jornada 27 de LaLiga disputado en el estadio Abanca Balaídos ante 18.005 espectadores.


Leer más »

Cádiz 2 - Celta 2 | El Celta da vida a un moribundo


Foto: Marca

El Celta ha vuelto a regalar dos puntos en tiempo de descuento, en este caso ante un rival directo, en un partido en el que los de Benítez se habían puesto 0-2 y estaba totalmente muerto. Pero el equipo vigués, totalmente incapaz de controlar un partido, acabó viendo como el Cádiz lograba el empate en el minuto 98, tras una acción que precedió el corner del gol en el que la defensa céltico volvió por sus fueros.

Rafa Benítez apostó de inicio por un once formado por Guaita en portería, con Manquillo, Starfelt, Unai Núñez y Manu Sánchez en defensa. Por delante de ellos Tapia y Fran Beltrán, con Allende y De la Torre en bandas. Arriba Iago Aspas y Strand Larsen.

El Cádiz empezó mucho más metido en el partido, con constantes llegadas a la meta de Guaita, aunque la carencia de fútbol de los gaditanos impidió males mayores. Además el Celta se encontró con un gol en la primera llegada, una buena acción de Luca por banda izquierda, cuyo centro deja pasar Strand Larsen y Aspas lo aprovecha para batir a Ledesma con un remate marca de la casa.

El panorama no cambió con el gol. El Celta seguía siendo incapaz de tener el control del partido, le duraba muy poco el balón en los pies, y eso generaba una sensación de peligro constante en la meta de Guaita, especialmente en las acciones a balón parado, la principal virtud del equipo gaditano. Guaita tuvo que intervenir de forma eficaz a un libre directo de Alcaraz.

En la segunda mitad el Cádiz salió sin el brío de la primera, y el Celta estuvo un poco mejor asentado en el terreno de juego. A los 12 minutos de la reanudación Rafa Benítez realizó dos cambios, retirando a Allende y Tapia, que se marchó lesionado, dando entrada a Jailson y Swedberg.

El sueco, que parece estar tocado por una varita mágica, marcó a los dos minutos de incorporarse al terreno de juego, tras una buena acción por banda de Manu Sánchez, cuyo centro cayó a pies de Swedberg, que puso pausa y remató a puerta para anotar el segundo del Celta.

Los pitidos empezaron a sonar en Cádiz, con una afición hastiada por un equipo que no gana desde el 1 de septiembre. Un equipo normal no hubiese dejado escapar los tres puntos, pero este Celta no es ese tipo de equipo. Los gaditanos, totalmente rotos por las circunstancias, solo tardaron siete minutos en recortar distancias, y por delante quedaba media hora de juego. Demasiado para el Celta más endeble que se recuerda. 

Y no es que el Celta se echara atrás por el empuje del Cádiz, es que por su configuración es un equipo incapaz de dominar los partidos, salvo cuando al rival le interesa, y así es muy difícil defender durante tanto tiempo. Todo se complica si a eso unimos que tampoco cuenta con los mejores defensores del mundo. El 1-2 del Cádiz es un buen ejemplo, con un Unai Núñez defendiendo con la mirada a Juanmi. 

Las ocasiones del Cádiz fueron cayendo como fruta madura, y sin necesidad de generar demasiado fútbol para ellos. Simplemente colgando balones y esperando que pasara algo. Juanmi pudo marcar su segundo gol tras un centro lateral de Iza que nadie fue capaz de despejar. Por suerte el balón cayó en las manos de Guaita. 

En los últimos minutos Rafa Benítez decidió defender por acumulación, colocando un tercer central en la figura de Carlos Domínguez, y retirando a Swedberg, con un golpe en el tobillo. Lo que hizo el Celta con este cambio fue ceder todavía más terreno, y aumentar así las posibilidades de un error. 

Si algo hizo bien el Celta, teniendo en cuenta el estilo de fútbol al que nos hemos encomendado, fue enturbiar el partido para que se jugara lo mínimo posible, pero no fue suficiente. Ya en el minuto 97 de juego, tras un balón colgado al área, Mingueza se queda observando el efecto de la gravedad sobre el esférico, para que Chris Ramos pueda rematar. Guaita evita el gol, pero en el saque de esquina siguiente llega el gol de Darwin, que sorprende a todo el mundo con un certero derechazo desde el pico del área, ante el que nada puede hacer Guaita. 

Se escapan dos puntos que tienen una importancia vital. Son tres, por el que gana el Cádiz, y  un intangible que es la moral de un equipo renacido, y otro que se hunde en sus propios errores. 21 puntos en 26 partidos es una hoja de servicios impresentable, y que permitirá al Celta estar fuera del descenso hasta que los de abajo espabilen y empiecen a ganar. 


Leer más »

Celta 1 - Barcelona 2 | El Celta claudica en el 97


Foto: Miguel Riopa / Getty Images

(EFE) Con un gol de penalti en el minuto 97, Robert Lewandowski salvó al Barcelona en Balaídos ante el Celta (1-2) y le dio un triunfo gris que alimenta las dudas sobe el equipo de Xavi Hernández unos días antes de jugar contra el Nápoles en la Liga de Campeones.

No hubo sorpresas en el plan de partido. El Celta esperó en su campo al Barcelona. Rafa Benítez impuso su estilo: orden, pocos riesgos, fútbol directo para contraatacar. Ese escenario le ofreció la posesión de la pelota al Barcelona, un dominador sin brillo, sin chispa, sin apenas peligro.

Las oportunidades escasearon en el primer tiempo. Y eso que Balaídos se sobresaltó en los primeros minutos con un lanzamiento de Yamal, tras una combinación con Vitor Roque, la apuesta de Xavi Hernández para flanquear a Lewandowski.

El regreso de Iago Aspas al equipo titular fue la gran novedad del Celta. Fue un llanero solitario. El objetivo del conjunto celeste era defenderse. Y esperar algún contragolpe. Solo tuvo una opción de ejecutar ese plan: una buena salida rápida de Aspas por la banda derecha que finalizó Larsen con un tiro flojo. Fue en el minuto 11.

El paso de los minutos adormiló el encuentro sin nada que provocase un gran cambio. El Barcelona se acercó a la portería de Guaita con un cabezazo de Christensen a la salida de un córner y un centro de Yamal cerca del descanso.

Fue entonces, con el crono próximo al final del primer tiempo, cuando apareció el único chispazo brillante, el ingenio de Lewandowski para hacer un gran control orientado tras un pase de Yamal y marcar un golazo con un gran disparo desde la frontal del área.

La reacción celeste fue inmediata. Mingueza cerró el primer tiempo con un aviso; Aspas abrió la segunda mitad con un gol en el primer minuto. Fue una jugada fantástica: un ataque por la banda derecha adornado con dos taconazos de Larsen y Mingueza, y un lanzamiento final de Iago Aspas que desvió Koundé hacia su portería.

Ese temprano empate sorprendió al Barcelona. Xavi Hernández refrescó el equipo con Gündogan y Raphinha. Pero no logró el efecto que deseaba, sino que se encontró con un escenario inesperado.

El Celta creció como un gigante: se adueñó de la pelota, adelantó su línea de presión, acorraló al conjunto catalán. Solo le faltó pegada. Tuvo varias aproximaciones peligrosas, con centros sin precisión o algún tiro desviado de Aspas.

Ese nuevo guion de partido desorientó al Barcelona, nulo en ataque, más metido en su campo que en el del rival. Solo tuvo un tiro de falta de Raphinha, que sacó Guaita. El equipo de Xavi Hernández quedó bloqueado, gris, sometido por el Celta, una mala imagen en busca de un gol imposible que, sin embargo, llegaría con la opción de un penalti cuando en el minuto 93 Beltrán derribó a Yamal con una patada al intentar despejar el balón.

El suspense acompañó el lanzamiento de penalti. Guaita paró el tiro de Lewandowski, pero el árbitro mandó repetir el disparo por estar el portero adelantado. Lewandowski marcó el agónico gol de la victoria en su segunda oportunidad desde los once metros.

Ficha técnica:
1. Celta: Guaita; Mingueza (Kevin, min. 85), Starfelt, Carlos Domínguez (Unai Núñez, min. 46), Ristic (Manu Sánchez, min. 58); Allende (Swedberg, min. 77), Tapia, Beltrán, De la Torre; Aspas, Larsen (Douvikas, min. 85)
2. Barcelona: Ter Stegen; Kounde, Araujo (Íñigo Martínez, min 46), Cubarsí, Cancelo; De Jong, Christensen (Gündogan, min. 57), Pedri (Fermín, min. 75); Yamal (Romeu, min. 99), Vitor Roque (Raphinha, min. 57), Lewandowski
Goles: 0-1, m.44: Lewandowski. 1-1, m.46: Aspas. 1-2, m.97: Lewandowski, de penalti.
Árbitro: Pulido Santana (comité canario). Amonestó a Allende (min. 15), Christensen (min. 38), De Jong (min. 93), Ter Stegen (min. 94) e Íñigo Martínez (min. 100) por parte del Barcelona.
Incidencias: Encuentro correspondiente a la vigésima quinta jornada de LaLiga EA Sports disputado en el estadio Abanca Balaídos ante 23.096 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Rafael Álvarez Alarcia, exportero del Celta en la década de los 70.

Leer más »

Getafe 3 - Celta 2 | El hombro de Jaime Mata evitó el enésimo milagro de Aspas


Foto: Ángel Martínez / Getty Images

El Celta perdió un punto en los instantes finales después de una gran remontada en la segunda mitad, cimentada por la entrada al terreno de juego de Iago Aspas, con goles de Strand Larsen y Tadeo Allende, que se estrenó como goleador. En las postrimerías del partido Jaime Mata anotó con el hombro el 3-2 ante un Celta que ya fue incapaz de remontar nuevamente. 

De entrada Rafa Benítez repitió la exitosa fórmula de El Sadar, con un equipo ultradefensivo, esperando aprovechar las escasísimas ocasiones que serían capaces de crear, a ser posible marcar dos goles en un minuto, y rezar para que el equipo contrario no tuviese su día. Un plan sin fisuras. 

El once fue exactamente el mismo que el de hace siete días, con Guaita en portería, defensa para Manquillo, Tapia, Unai Núñez, Carlos Domínguez y Ristic. Por delante de ellos un mediocentro de creación con Jailson y Fran Beltrán, con De la Torre y Mingueza por banda, y arriba, como un islote, Strand Larsen. 

Los primeros minutos de partido fueron una invitación a dejarse caer en brazos de morfeo. Los dos técnicos con sus planteamientos lograron que sus porteros viviesen bastante tranquilos, si bien es cierto que en la primera media hora las únicas ocasiones fueron del Celta, ambas a balón parado. Primero con un libre directo de Ristic que no acabó en el fondo de las mallas de milagro, y después con una falta lateral prolongada por Unai Núñez a la que casi llegada Strand Larsen. En caso de ser gol la acción podría ser anulada por fuera de juego. 

Pero en los últimos minutos el Getafe adelantó líneas y no le costó demasiado hacer daño al Celta, a pesar de la acumulación de hombres en defensa. En el 36 Hernández Hernández señaló penalti por manos de Carlos Domínguez, aunque tras revisión del VAR cambió de decisión. El balón impacta en la nuca del jugador. 

Pero los de Bordalás ya habían visto la debilidad defensiva del Celta, que por otro lado viene manifestando durante toda la temporada, y no tardó en encontrar el camino del gol. En el 41 un disparo de Jordi Martín golpea el larguero, y mientras los zagueros del Celta se dedican a observar el efecto de la gravedad sobre el esférico, Borja Mayoral, no tan interesado en la física, se anticipa y remata a placer. 

Unos minutos después, ya en tiempo de descuento, fue Mason Greenwood quien remató, Guaita despejó como pudo, y mientras Unai Núñez estaba atareado viendo la trayectoria del balón tras el rechace de su compañero, Jaime Mata se anticipó para rematar a placer poniendo el 2-0. 

Tras la reanudación salió el Celta con los mismos jugadores y con idéntica disposición, hasta que a los 10 minutos del segundo acto Rafa Benítez recordó que tenía en el banquillo a un futbolista que sabe jugar al fútbol. Entraba Iago Aspas al campo, acompañando de Tadeo Allende, y se retiraban Jailson y Óscar Mingueza. 

Con la entrada de Iago Aspas el Celta empezó a parecerse a un equipo de fútbol. El moañés lideró los ataques del equipo vigués, que empezó a vivir en campo contrario, acercándose cada vez más a la meta de Soria. Por desgracia se había tirado casi una hora de partido, no quedaba demasiado tiempo, pero sí la esperanza viendo que el encuentro había cambiado por completo. 

Tras varios acercamientos, el Celta redujo distancias en el minuto 71. Iago Aspas envía unp pase brillante al espacio que aprovecha Manquillo para ganar línea de fondo y poner un preciso centro a la cabeza de Strand Larsen para que el noruego anotase el primero. 

Rafa Benítez volvió a mover el banquillo dando entrada a Douvikas por Strand Larsen, y a Hugo Sotelo por Renato Tapia. El equipo siguió creciendo y el griego pudo anotar el empate, pero Soria lo evitó con una gran intervención. 

Casi a renglón seguido el meta getafense no pudo evitar el empate. Iago Aspas metió un pase maravilloso para que Tadeo Allende mostrase sus credenciales resolviendo muy bien y poniendo el empate en el marcador. 

El partido estaba para que el Celta fuese a por el 2-3, pero con el empate el Getafe decidió ir a por el gol de la victoria, y no le resultó muy complicado. Rafa Benítez llegó a Vigo con la vitola de técnico que trabaja muy bien a sus equipos a nivel defensivo. Siete meses después sigue sin conseguirlo con esta plantilla. Una pérdida en la salida de balón, un centro de Greenwood, y toda la defensa mirando como Jaime Mata remataba a portería, con la fortuna de hacerlo con el hombro en un remate indetectable para Guaita. 

A partir de ahí ya no se jugó al fútbol. El descuento, como es típico ante este tipo de equipos, fue un trámite hasta que se agotaron los seis minutos añadidos certificando una nueva derrota del Celta, al que siguen salvando los malos resultados de sus rivales. 


Leer más »

Osasuna 0 - Celta 3 | El Celta noquea a Osasuna y toma aire


Foto: Juan Manuel Serrano Arce / Getty Images

(EFE) El Celta de Vigo venció a Osasuna de forma plácida en El Sadar por 0-3 para volver a ganar en LaLiga EA Sports cuatro jornadas después y distanciarse así de la zona de descenso.

Los goles del noruego Jorgen Strand Larsen y del estadounidense Luca de la Torre en apenas dos minutos hizo que el choque se decantase de forma evidente desde el 25. A pesar de ello, los rojillos trataron de recortar diferencias, buscando un gol que enchufase a un frío Sadar y que nunca se dio.

A pesar del carrusel de cambios de Jagoba Arrasate, el Celta no sufrió en los segundos 45 minutos y acabó haciendo el 0-3 en el minuto 90 por mediación del griego Anastasios Douvikas. 

El equipo navarro regresó al estadio El Sadar con el objetivo de mantener la buena dinámica de resultados delante de su gente con tres victorias consecutivas como gran estímulo. Con numerosos cambios en el once, pero con el mismo sistema de cinco futbolistas en la zaga, los rojillos recibían a un Celta muy necesitado.

Budimir tuvo una clara ocasión en el minuto 9. El croata remató sin pensarlo a la izquierda de la portería, pero Vicente Guaita detuvo el disparo con una gran parada. El Celta puso empeñó en jugar al contragolpe hasta que encontró el premio con el gol de Larsen, quien finalizó una rápida transición dentro del área.

Sin tiempo para rehacerse, el Celta asestó el segundo golpe tan solo un minuto después. De la Torre ganó la posición a David García con un magnífico desmarque tras recibir un pase preciso en el área. 0-2, a Osasuna le tocaba remar y se puso a ello con más corazón que fútbol.

Los de Rafa Benítez quisieron dormir el duelo con pérdidas de tiempo que impacientaron a Arrasate y los suyos, quienes no podían atravesar las líneas de un ordenado Celta. La tarde se puso complicada para los locales cuando el colegiado decretó el descanso.

Sin ningún cambio en ambas escuadras, Osasuna salió del vestuario con algo más de chispa para encarar una posible pero complicada remontada. Volvió a la defensa de cuatro para ganar en presencia en la zona central. El Celta fue más conservador, defendiendo el 0-2 con un buen trabajo coral.

Las ocasiones y el manejo del partido eran locales, pero el electrónico corría a favor de los celestes. De la Torre intentó marcar desde la media distancia tras un rebote, acabando la jugada en saque de puerta para el rival.

Osasuna jugaba a la ruleta rusa con un Celta que quiso sentenciar el partido a la contra. Budimir falló delante de Guaita tras un pase de Mojica. No fue el día de uno de los máximos anotadores de la competición, quien jugó todo el choque tras los 68 minutos del miércoles en Barcelona.

El griego Anatasios Douvikas hizo el 0-3 en el minuto 90 para dejar helado a El Sadar, que comenzó a vaciarse ante el mal partido que cuajaron los suyos.

Finalmente, el Celta se llevó tres valiosos puntos para volver a ganar cuatro jornadas después en su lucha por zafarse de unos puestos de descenso con los que lleva coqueteando todo el año.

- Ficha técnica

0 - Osasuna: Sergio Herrera; Areso, Catena (Mojica, m. 62), David GarcÍa, Juan Cruz, Peña (Barja, m. 75); Pablo Ibáñez (Arnáiz, m. 62), Iker Muñoz, Moi Gómez (Aimar, m. 62); Raúl García (Rubén Garía, m. 75) y Budimir.

3 - Celta: Guaita; Nuñez, Tapia, Domínguez; Manquillo (Allende, m.73), Jailson, Beltrán, Ristic, Mingueza, De la Torre (Manu Sánchez, m. 87) y Strand Larsen (Douvikas, m. 61).

Goles: 0-1, M.24: Strand Larsen. 0-2, M.25: De la Torre. 0-3, M.90: Douvikas.

Árbitro: Javier Alberola Rojas (Comité castellano-manchego). Amonestó a Barja y David García por parte local.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésima tercera jornada de LaLiga EA Sports disputado en el estadio El Sadar ante 20.030 aficionados.


Leer más »