El día del Gato


Foto: David Ramos/Getty Images
Sergio Álvarez no está atravesando el mejor momento de su carrera, pero no deberíamos caer en la tentación de pensar que no tiene nivel, algo que ya demostró en el pasado. Hoy se cumplen precisamente dos años desde aquella actuación colosal en el Camp Nou que sirvió para que el Celta lograse, 73 años después de la última, una victoria histórica ante el Barcelona actuando como visitante. 

Aquel día, los intentos de Neymar, Messi o Suárez fueron infructuosos ante la agilidad del “gato”, que paró a la MSN con la única ayuda de sus guantes. No contento con esta actuación, participó en el gol céltico, que llegó tras un saque en largo de Sergio, peinada de Pablo Hernández, control y taconazo de Nolito y remate de Larrivey. Un gol perfecto, y casi indefendible que daba tres puntos al Celta en uno de los campos más difíciles del campeonato. 

Pero de nada hubiese validado ese gol si Sergio no realizase una actuación marciana. Ese partido, y alguno más de aquella temporada, debería revisionarlos el propio Sergio para alcanzar una confianza que ahora mismo no tiene. Sus errores en las salidas, y su falta de aciertos en los lanzamientos de los rivales se deben más a una cuestión de confianza que de capacidad, pues ya en el pasado demostró que tiene talento y que con trabajo se puede llegar a donde uno quiera. Recuperar ese momento será clave para él en lo personal, y para el equipo en lo colectivo. Ha demostrado que puede, solo necesita replicarlo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada