Escepticismo sobre Balaídos en el seno del Celta


Foto: Mora Moralejo/La Voz de Galicia
Carlos Mouriño se mostró ayer muy pesimista sobre las obras que se están llevando a cabo en el Estadio Municipal de Balaídos. El máximo mandatario criticó veladamente las mismas, justificando el fracaso en las ventas de la camiseta y la bajada de los abonos a causa de las obras. Pero además, se mostró escéptico sobre la fecha de finalización de las mismas: “Creo que el estadio no estará listo a finales de 2017. Ahí no podemos hacer mucho”, apuntó el mandatario. 

No quiso, eso sí, apuntar a nadie: “No veo mala voluntad por parte de nadie. Eso sí, los retrasos son tremendos para el Celta y para el socio”. Se esperaba que las obras estuviesen más avanzadas. La cubierta no estará tampoco para el partido de la Europa League, que se celebra a finales de mes. Para ese encuentro, el Celta se plantea colocar una cubierta provisional  a la espera de que se coloque la definitiva. 

De momento, para el partido de mañana no habrá cubierta, con el riesgo de lluvia existente. Además, el mandatario también reveló que el Celta pagará de su bolsillo parte de la iluminación provisional que se está poniendo, y que en los nuevos vestuarios no estaba contemplada la colocación de calentadores de agua. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada