El arranque liguero en Balaídos acorta los plazos para los obras de Tribuna


Foto: Xoan Carlos Gil/La Voz de Galicia
El Celta no ha pedido finalmente, o no han podido concedérselo, el hecho de jugar la primera jornada de Liga fuera de casa para ganar así una semana de plazo para que estén finalizadas las obras. La bola del Celta fue de las primeras en salir y marcaba el inicio del campeonato liguero en el Estadio Municipal de Balaídos. 

En el entorno del Celta existe bastante nerviosismo al respecto, ya que sospechan que las obras no estarán finalizadas antes de la fecha de arranque de la liga, marcada para el 20 o 21 de agosto. El gobierno municipal no se ha pronunciado, pero Abel Caballero siempre ha sido optimista  con respecto a este asunto. De hecho, anunció que en el verano de 2017 estaría finalizada la reforma integral del Estadio, algo que ya sabemos que no sucederá ni mucho menos. 

Durante esta semana se reunió una celebración para urgir a Copasa, la empresa concesionaria de las obras, la finalización de las mismas, según señalaron varios medios, pero todo sigue en el aire. En todo caso, si el Celta no solicitó jugar la primera jornada fuera de casa, seguramente es porque existe confianza en que las obras estén finalizadas en la fecha inicialmente prevista y no afecte para nada a la participación del Celta en la Liga, que podría verse obligado a jugar en Lugo o Braga en el peor de los escenarios. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada