El Celta sigue insistiendo con el filial en Segunda División


Es una vieja aspiración de Mouriño. El Presidente céltico quiere tener al filial en Segunda División A para que el salto del filial al primer equipo sea lo más pequeño posible. Lo ha repetido hasta la saciedad en los últimos años, pero lo cierto es que el equipo, o ha descendido a Tercera o se ha librado por los pelos. 

Ayer, en la entrevista concedida a la Radio Galega, volvió a insistir en el mismo tema: “Necesitamos reforzar al filial y sentar las bases para intentar el asalto a Segunda A”. Esta es, como decimos, una vieja aspiración del jerarca. En los últimos años, el club está intentando dar un salto de calidad en el filial, a costa, desgraciadamente, de hacerle perder personalidad, convertido cada vez en un producto menos autóctono. 

La idea del club es que tener un filial en Segunda facilitará el salto de los jugadores de la cantera, aunque la historia pone en duda este hecho. La gran mayoría de los jugadores no llegan a sus equipos desde un filial en Segunda, porque, de hecho, cuesta un mundo mantener a un equipo B en la división de plata. Este año solo ha habido uno, el Bilbao Athletic, y ha descendido en su primera tentativa. 

En años precedentes, clubes como el Barcelona, Madrid, Villarreal o Málaga, han tenido a sus filiales en Segunda, pero no han durado mucho, salvo el caso del Barcelona, que también acabó claudicando y bajando a Segunda B. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada