Hugo Mallo, cumplidor por encima de lo exigible


Foto: Gonzalo Arroyo Moreno/ Getty Images
A Hugo Mallo no se le puede exigir ser un gran central. Lo fue, hasta su etapa juvenil, pero durante las siete temporadas que ha completado en el primer equipo, apenas fue requerido para esa posición esta temporada. Lo hizo ante profesionales, no ante niños, y después de varios años sin probar una demarcación que requiere especialización. 

Así pues, no se le puede pedir nada. Ver a Hugo Mallo de central es algo que no debería suceder. En ocasiones anteriores, esta misma temporada, hemos visto como puede actuar en esa posición, demostrando ser un buen defensor, pero sus virtudes no le permitirán hacer carrera como central, especialmente en el juego aéreo. 

Por eso, lo que vimos en estas dos últimas jornadas tiene un mérito realmente increíble. El de Marín, con todos los condicionantes que explicamos en los dos primeros párrafos, logró que cualquier aficionado que no supiese cual era su demarcación no nótase nada raro. Ante el Málaga, la portería quedó a cero, y ante el Atlético de Madrid, un equipo mejor que los andaluces, no se logró, pero ninguno de los dos goles es achacable al de Marín, y aunque lo fuese, no tendríamos derecho a reprocharle más. 

La labor del club este verano es la de evitar que algo así vuelva a suceder. Hay tres centrales en la plantilla, dando por supuesto que renovará Cabral, cuatro si contamos con el regreso de David Costas, y la recuperación de la lesión de Fontàs. Berizzo también comentó que el puesto de central es uno de los que hay que reforzar. Estaría bien evitar que un lateral tenga que acabar jugando en el partido en el que nos jugamos más de 2 millones de euros.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada