65 millones de euros para un salto de calidad


Foto: Óscar Vázquez
El Celta tiene ante sí uno de los retos más apasionantes de su historia. Su llegada a Europa coincide con un nueva era del fútbol español gracias a un reparto televisivo ligeramente más equitativo, aunque lejano aún del modelo inglés. El Celta podría tener un presupuesto que rondará los 65 millones de euros, y aunque, como recordó Mouriño esta semana, sus rivales más cercanos también crecen, el hecho de participar en una remozada Europa League, que reparte más dividendos, puede ser clave para el crecimiento del equipo vigués. 

Carlos Mouriño y su equipo de trabajo han apostado en los últimos años por un crecimiento sostenido, que lleve al equipo a ser cada años más grande apoyado en unos cimientos sólidos. El Celta quiere huir de aquel gigante con pies de barro que fue el equipo en los últimos años del siglo pasado, y en los primeros del actual. 

Esa imagen, la de un equipo que competía por encima de sus posibilidades, persigue a Mouriño, que fue testigo de excepción de la posible caída a los infiernos del club. Así pues, locuras las justas. Lo sabe Mouriño, también Berizzo, y lo sabrá el nuevo director deportivo. La idea seguirá siendo la misma, crecimiento sostenido, pero este año habrá un salto obligatorio y necesario, porque la situación del club también cambiará. 

El primer objetivo, reforzar al equipo, y concretamente con un central y un mediapunta. Ahí el Celta invertirá y hará esfuerzos económicos, y después se reforzarán las otras posiciones, las que solicitó Berizzo antes de acabar la temporada. En Praza de España son conscientes de la importancia de este verano en el futuro del club. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada