El enfado pasajero de Guidetti


Foto: Xoan Carlos Gil // La Voz de Galicia
A John Guidetti no se le puede negar el carácter que tiene, y tendrá. El ariete sueco es natural en todas sus actuaciones, rara vez esconde sus sentimientos, y tampoco lo hizo el pasado lunes cuando en el minuto 68 decidió cambiarlo Berizzo, para dar entrada a Daniel Wass. 

El sueco se marchó muy enfadado, incluso Aspas, -quien te ha visto y quien te ve- tuvo que intentar calmarlo antes de salir del campo. No lo logró. Guidetti no se fue conforme y siguó molesto en el banquillo, hasta el punto de que durante unos minutos mantuvo un rictus excesivamente serio en el banquillo. 

Al término del partido, Berizzo declaró que “tiene derecho a estar enfadado por ser cambiado o inclusive por no jugar, pero tiene el deber de no mostrarlo en público, porque cuando él sale entra otro compañero que tiene tanto derecho como él a jugar, y por encima de todo está la decisión del entrenador”. Claro y directo, aunque no excesivamente preocupado porque conoce a su futbolista. 

De hecho, al término del partido ya se le había olvidado todo al sueco, que celebró con euforia junto a sus compañeros y los aficionados, la clasificación europea del Celta. Fue un enfado pasajero, que da muestras de su carácter, pero que no enturbiará para nada la paz del vestuario. Guidetti es todo afouteza y corazón. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada