Recuerdos del derbi | Nené y la contra perfecta


El 19 de noviembre de 2006 el Celta visita Riazor para medirse a un Deportivo que aún tenía entre los dientes la derrota sufrida la temporada anterior, tan solo unos meses antes. El partido fue muy caliente desde el principio. El Celta no acababa de arrancar en casa, aunque daba un buen rendimiento lejos de Balaídos, basando su juego, como el año anterior, en las contras. 

Fernando Vázquez había pulido y perfeccionado el sistema, después de más de dos años entrenando a los celestes, y todos los jugadores tenían muy claro lo que debían hacer. El Celta jugó aquel día con Pinto, Ángel, Contreras, Yago Yao, Placente, Oubiña, Iriney, Jonathan Aspas, Canobbio, Nené y Baiano. En la segunda mitad entraría Jorge Larena, el único cambio de Fernando Vázquez en el minuto 89, para escándalo de los detractores de Berizzo. 

Con Caparrós en un banquillo, y Vázquez en el otro es fácil adivinar que el partido no está guardado en la videoteca de ningún aficionado al buen fútbol, pero de 90 minutos soporíferos, salvados por la emoción, se debe rescatar la acción del gol que dio la victoria al Celta, ejecutada a la perfección por un Celta que se había hecho un experto en tal arte. 

La jugada comienza con un córner a favor del Deportivo, Jonathan Aspas recupera y cede a Nené, este se deshace de un rival y se la devuelve al moañés, que tras avanzar unos metros vuelve a habilitar al brasileño, que bate sin piedad a Aouate. La jugada mil veces repetida en aquel Celta, y que sirvió en esta ocasión para dar tres puntos de oro ante un rival directo por la permanencia. La temporada no acabaría bien, pero eso ya es otra historia.

0 comentarios:

Publicar un comentario