Villarreales que parecen Elches


Foto: LFP
El rival que tuvo hoy el Celta en Balaídos fue el Villarreal, pero si nos dicen que es el Elche nos lo hubiésemos creído. Y digo el Elche porque fue el equipo que entrenó anteriormente Escribá, y porque jugando así, ya se llevó puntos de Balaídos con anterioridad. La táctica fue la de siempre, esperar atrás, buscar algún error y encontrarlo en una acción aislada, un balón parado, un penalti… cualquier cosa que pueda valer. 

Es decir, buscarlo de cualquier manera menos jugando al fútbol. Y ojo, que todo es muy lícito, y si lo hace el Elche te cabreas y te vas para casa, pero es que el equipo que vino a Vigo a jugar así esta tarde fue el Villarreal, y sorprende mucho en un equipo que siempre se ha caracterizado por cuidar el juego, por un estilo atrevido y abierto, incluso en la época de Marcelino García Toral. Aquello era coquetear con la oscuridad,  pero fichar a Escribá es directamente pasar al lado oscuro del mal.  Es irse a la Estrella de la Muerte, ponerse una máscara y una capa y confesarle a alguien que es tu hijo. 

No hubo diferencia entre el Villarreal y el Granada más rancio, con Roberto en la portería, o que aquel Elche que se llevaba victorias en contragolpes o penaltis inexistentes. Si yo fuese seguidor del Villarreal estaría bastante enfadado. Creo que la historia y la tradición hay que respetarla, y no todo vale para conseguir resultados, porque además este estilo no es garantía de éxito. Con la calidad que tiene en su plantilla, Escribá logrará muchos puntos, pero podía conseguirlos igual sin necesidad de aburrir a sus aficionados y desquiciar a los demás. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada