Que el Krasnodar sea lo único que importe


Foto: Atlántico Diario
El Barcelona ha sido muy superior al Celta. No le demos más vueltas. Ya está. La temporada ni empieza ni acaba en el Camp Nou. Hay mucho antes, y mucho después, y eso empieza a partir de hoy pensando ya en el partido del próximo jueves, el más importante de la temporada para un Celta que quiere hacer algo grande en la Europa League, que quiere regalar a sus aficionados ilusión. 

Y que mejor partido que el siguiente para ver las cosas en positivo. El Celta tiene delante de sí un precioso reto, el de intentar llegar lo más lejos posible en una competición que no pisaba desde hace una década. Demasiado tiempo para una afición que se acostumbró a competir de tú a tú con los mejores de Europa durante años, que aprendió a ganar a los clubes más potentes del viejo continente. 

Muchas cosas han cambiado, pero el equipo vigués ha regresado a esta competición siendo un equipo diferente en muchos aspectos. La forma de alcanzar Europa nada tuvo que ver con la forma de lograrlo en la época de Horacio Gómez. Este es un equipo más lógico, mucho más cercano al aficionado, y con un entrenador que entiende el sentir del celtismo y que nos hace vibrar con sus planteamientos. 

Nada se le puede reprochar a este equipo, que nos ha hecho muy felices esta temporada, con independencia de como acabe. Sería bueno valorar eso y sentarse el próximo jueves a disfrutar de un partido europeo en Balaídos. ¿Sabéis lo que es eso? Aprovechemos la ola, y disfrutemos pensando solo en el Krasnodar. Lo demás no importa ahora. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada