Iago Aspas agota los adjetivos


Foto: LFP
Tengo que confesar que a uno se le van agotando los adjetivos para definir a Iago Aspas. La temporada que está completando el astro de Moaña está siendo superlativa. Pocas veces en la historia del Celta, un futbolista ha tenido un rendimiento individual tan sobresaliente. Sus partidazos se suceden uno tras otro, y cuando parece que ha hecho algo insuperable, lo mejora una semana después. 

Tras unos partidos con ciertas dudas, Iago Aspas ha regresado. Ha marcado 4 goles en los 4 últimos partidos, pero incluso en los partidos en los que no mojó, y que le pasaron factura al Celta, se mostró siempre muy incisivo de cara a la portería contraria, y generando ocasiones que no se transformaban en gol de milagro. 

Ayer volvió a hacerlo. Se echó el equipo a la espalda, y si cuando el partido era once contra once, parecía que el Celta jugaba con uno más, con la expulsión de Fontàs, no pareció en prácticamente ningún momento que el Celta estaba con diez. Aspas marcó otro tanto de falta, en este caso con un soberbio lanzamiento ante el que nada pudo hacer Diego López. 

Pero además de eso, generó ocasiones de peligro con su capacidad para asociarse con sus compañeros, y con su gran clase. Jugó de extremo derecho, de mediapunta y de delantero centro, y daba la sensación de que en cualquier momento, y con independencia de su demarcación, podía aparecer por cualquier parte del campo. La figura de Aspas ha trascendido y ya es un espíritu libre, que vaga por el campo buscando la mejor opción para marcar la diferencia. 

Y vaya si lo hace. Su gol no fue lo único que ofreció, ya que en la segunda mitad, cuando al Celta le costaba acercarse a la meta contraria por el cansancio acumulado y por estar con uno menos, supo crear dos ocasiones que bien pudieron darle la victoria al Celta, y que acabarían en gol de no ser por la acertada intervención de Diego López. Primero con una maniobra de genio en el área, y posteriormente con un remate espectacular a centro de Marcelo Díaz. 

Y es que Iago Aspas, a día de hoy, se atreve con todo. Su grado de confianza es tal que sus piernas responden con precisión quirúrgica a lo que su cerebro diseña y planea. Está en el mejor momento de su carrera, y ese momento cada vez es mejor. Ya ha igualado las cifras goleadoras de la pasada temporada, 14 goles, y a eso suma otros 5 tantos entre la Copa y la Europa League. Un genio que nos deja sin palabras. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada