El peor momento para una lesión


Foto: LFP
No hay momento bueno para una lesión, pero hay algunos que son peores que otros. El de Pablo Hernández es tremendamente inoportuno, ya que llega en un momento clave de la temporada. El internacional chileno ya se perdió el partido ante el Espanyol, en el que el Celta no pasó del empate, y también el del Barcelona, un partido, en todo caso, en el que es muy complicado sacar algo positivo, pero más si no se puede contar con un jugador como el Tucu. 

Además, todo apunta a que se perderá el partido de ida de la Europa League, y tal vez el del próximo fin de semana ante el Villarreal en la Liga. Sabiendo lo importante que es para Berizzo, es evidente que su ausencia no tiene fácil arreglo. Para sustituirle, el preparador argentino cuenta con la posibilidad de dar entrada a Marcelo Díaz, o bien a futbolistas más semejantes a su perfil, como pueden ser Pape o Jozabed. 

No es fácil suplir el buen hacer de Pablo Hernández, por lo que a veces Berizzo busca otras opciones, o futbolistas diferentes que impliquen incluso un cambio en la idea de juego. En Barcelona no le salió nada bien, ya que envió a Radoja solo a la guerra con el centro del campo culé, lo que le permitió a Busquets y Rakitic, en clara superioridad numérica, campar a sus anchas, lo que explica la superioridad de los catalanes. 

Consciente de que no le resulta fácil resolver el problema de la ausencia de Pablo Hernández, Berizzo comentó el pasado fin de semana que estaba elevando el cuidado con este jugador, midiendo mucho su carga  de trabaja para evitar una lesión que le alejase de los terrenos de juego por un espacio mayor de tiempo. Veremos finalmente cuanto tiempo permanece en la enfermería, y como lo resuelva el técnico del Celta. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada