Sporting 1 - Celta 1 [Al Celta le faltó tiempo para remontar]


Foto: LFP
El Celta sacó un empate de Gijón en un partido que tuvo varias caras, y que cambió drásticamente con la entrada de Iago Aspas. El equipo vigués pasó de ser dominado a dominador, y la expulsión de Jorge Meré volcó definitivamente el campo hacia la portería asturiana. No pudo aprovecharlo el equipo celeste, que se conformó finalmente con un punto, justo para los méritos de ambos. 

Muchas ausencias en el Celta, que presentó una alineación con muchos jugadores poco habituales. Rubén Blanco en la portería, y una defensa formada por Roncaglia y Planas en los laterales, Sergi Gómez y Fontàs en el eje de la zaga. Por delante de ellos Marcelo Díaz y Radoja, con Jozabed de enganche, y arriba Señé y Bongonda por las bandas, y Rossi como delantero centro. 

El partido comenzó con dominio sportinguista, y con Rubén Blanco como auténtico protagonista. El canterano salvó dos goles en los primeros compases del partido, primero a un disparo de Carmona y posteriormente a otro de Burgui. Eran los mejores momentos del cuadro asturiano, que encerraba al Celta en su propia área. 

El Celta fue encontrando poco a poco su sitio en el campo, pero la insistencia de los rojiblancos era la nota predominante. En el 17, nuevamente Rubén tiene que intervenir ante un cabezazo a bocajarro de Traoré. Los acercamientos del Celta fueron tímidos en el primer acto, con algún disparo de Rossi, sin peligro alguno, o de Bongonda, pero al descanso se llegó sin que Cuéllar, el meta rival, tuviese apenas intervenciones. 

El segundo acto arrancó como el primero, con el Sporting encimando al Celta, y logrando en el 47 el premio tras un penalti grosero de Planas, que se lleva por delante a Carmona. Moi Gómez anotó la pena máxima poniendo por delante al cuadro asturiano. El Celta respondió con un disparo de Jozabed que besó el lateral de la red. 

El primer cuarto de hora fue enteramente del Sporting, así que Berizzo se vio obligado a mover a sus piezas para voltear el partido. En el 59 retiró del terreno de juego a Jozabed y dio entrada a Aspas. El moañés demostró su enorme calidad, y cambió el rumbo del partido. 10 minutos después, Berizzo realizó otro cambio clave en el partido, retirando a Fontàs para dar entrada a Pablo Hernández. 

El Celta se reordenó, con Roncaglia pasando al eje de la zaga, y Radoja ocupando su puesto en el lateral derecho. La presencia de Pablo Hernández, junto a Iago Aspas haciendo de las suyas en la delantera, cambió por completo el escenario de un partido que pasó a ser del Celta. Y pronto obtuvo su premio. En el 74, un gran toque de Rossi dejó a Bongonda solo ante Cuéllar, siendo parado en falta por Meré. El futbolista local sería expulsado. 

Además, Iago Aspas logró el empate en esa falta, lanzando con picardía por debajo de la barrera, que saltó, y permitió al moañés poner el empate. Entonces llegaron los mejores momentos del Celta, que pudo ponerse por delante en varias acciones. Pablo Hernández envió un lanzamiento al palo, a Planas le anularon un gol legal, y la sensación era que el gol acabaría por llegar. 

Pero no hubo tiempo. Beavuvue entró a 10 minutos del final, y gozó de una gran ocasión en el descuento tras una bella combinación de Marcelo Díaz, que buscó a Aspas en el área, y el centro del moañés no llegó en las mejores condiciones para que el ex del Olympique Lyonnais marcase el gol de la victoria. 

Punto que sirve para mantenerse en la lucha por Europa, aunque los equipos de arriba suman de tres en tres y eso dificulta el objetivo. Queda aún mucha liga por delante, y el Celta tiene un partido menos que sus rivales en la lucha por plazas europeas. Este miércoles vuelve la Liga a Balaídos, con el Espanyol como rival. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada