Rubén Blanco y Sergio se retan


Foto: EFE
Rubén Blanco vuelve a elevar el listón. Eduardo Berizzo estará encantado con el rendimiento de sus porteros, pero a la vez preocupado por la decisión que debe tomar cuando tenga que elegir al meta titular. De momento, y gracias a los partidos en miércoles y domingo, puede alternarlos de forma que se puede confundir con una rotación, pero no lo tendrá sencillo cuando tenga que decidirse por uno de ellos. 

Y es una gran noticia, ya que durante mucho tiempo hubo ciertas dudas sobre estos guardametas. De hecho, el propio técnico argentino pidió este verano un tercer portero. Siempre se refería al hecho de que el Celta participaba en tres competiciones, pero la realidad es que tal vez no acababa de confiar en ellos. Sin embargo, su respuesta en el momento más crucial de la temporada está siendo increíble. 

Rubén Blanco regresó de su lesión por todo lo alto, con un gran partido ante Osasuna, y encontró rápida réplica con el partido perfecto de Sergio en Kharkiv. Ayer, el de Mos, elevó el listón con otro gran partido ante un Sporting de Gijón que le exigió mucho, especialmente en la primera mitad, y que se encontró siempre con la ágil respuesta del meta canterano, que solo claudicó con el lanzamiento de penalti de Moi Gómez. 

El de Mos estuvo especialmente activo en los primeros compases, deteniendo todas las acometidas de los asturianos con paradas en las que mostró su repertorio. Con las manos, con los puños, con los pies. Rubén sacaba el peligro con cualquiera de sus extremidades, y matenía a raya a un Sporting que amenazaba con frecuencia su área. Gran partido de Rubén, que aumentará las dudas de Berizzo. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada