El Aston Villa también ganó 0-1 en Balaídos


Foto: Faro de Vigo
Es evidente que el resultado obtenido ayer por el Celta no ha sido el mejor que podía sacar ante el Shakthar, pero es un resultado remontable, algo en lo que han incidido los protagonistas del partido en el día de ayer. Tanto Berizzo como sus jugadores, en las palabras de Cabral y Hugo Mallo, dos de los capitanes, admitían que el resultado era malo, pero que no había que dar por perdida la eliminatoria. 

Y no deberíamos hacerlo. El pasado nos enseña lo que puede suceder en el futuro, y aunque el 0-0 conseguido ante el Alavés parecía un resultado bueno, acabó siendo malo, porque todo depende de lo que hagas en la vuelta. Este resultado no será bueno, aunque el Celta gane en Ucrania, pero si lo logra, seguramente nos olvidaremos muy pronto de esta derrota. 

Sucedió hace más de 18 años, cuando el Aston Villa, que llegaba a Vigo como líder de la Premier League, visitó Balaídos y se llevó un 0-1 totalmente injusto para los méritos hechos por unos y por otros. Los de Víctor Fernández viajaron a Birmingham con toda la ilusión del mundo, y acabaron imponiéndose por un claro 1-3 que le permitía avanzar a la siguiente ronda de la competición, donde caería el Liverpool. 

¿Por qué no se puede repetir algo así dentro de una semana? Ese resultado nos valdría, e incluso el que conseguimos en el Bernabéu, un campo mucho más complicado, o el que logramos el año pasado ante el Atlético en el Vicente Calderón. El vestuario del Celta confía en la victoria, y en que la mala fortuna que está teniendo de cara al gol en los últimos encuentros se acabe de una vez por todas.  

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada