Clos Gómez irrita a Balaídos


Foto: Ricardo Grobas/Faro de Vigo
Clos Gómez tiene la rara habilidad de enfadar siempre a Balaídos, y esta tarde no fue una excepción. Es cierto que el colegiado no tuvo incidencia en el resultado final, ya que el Celta fue capaz de remontar, y en realidad no tuvo fallos garrafales, pero fue dejando el camino de los celestes lleno de chinas desde el minuto uno. 

La polémica vio su pistoletazo de salida con la acción del posible penalti a Guidetti. Acertó Clos porque al sueco no le hacen falta, pero la amonestación se pudo evitar, aunque el colegiado interpretó que le había intentado engañar. Balaídos protestó abiertamente, y aún más nueve minutos después cuando señaló pena máxima en el área contraria. Volvió a acertar, porque Rodrigo le gana la posición a Costas, pero el enfado entonces era mayúsculo. 

Y tras dos aciertos protestados, llegó un error al no ver mano en un centro lateral desde la banda derecha, que hizo protestar a Berizzo de forma vehemente. Ni el colegiado ni su asistente, que parecía estar en una situación inmejorable, fueron capaces de ver la infracción. Eso y el dispar criterio a la hora de repartir amarillas, hicieron que la afición celeste no se marchase precisamente satisfecha con su actuación. A Mario Suárez debió expulsarlo, por ejemplo, y en un partido limpio, sin entradas duras ni excesivas protestas, el Celta se fue a la caseta con seis amarillas, una de ellas para Iago Aspas, que no podrá jugar ante el Eibar a la vuelta del parón. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada