Celta 1 - Standard 1 [Contra las cuerdas]


Foto: Miguel Riopa/Getty Images
No pudo ser. El Celta tendrá que esperar a la última jornada para jugarse el pase a la siguiente ronda de la Europa League, ya sin depender de sí mismo. Todo empezó bien, con un Celta muy superior y dominador en el marcador desde los primeros minutos, pero el partido se fue embruteciendo y el equipo vigués no soportó el arreón del Standard, que se llevó un punto de Vigo que deja todo en el aire para la última jornada. 

De inicio, Berizzo salió con lo mejor que tenía, y una alineación totalmente esperada, salvo en la portería, donde Rubén Blanco fue el elegido. El arranque del partido no pudo ser mejor para los celestes, que empujaba a su rival contra las cuerdas, a punto de caer a la lona. Guidetti la tuvo en el cinco tras una excelente maniobra dentro del área, finalizada con un tiro al palo. 

No entró la del sueco, pero dos minutos después, una excelente jugada de Iago Aspas  supondría el 1-0, que encarrilaba el partido y con ello la clasificación para la siguiente ronda. Pero lo mejor del Celta pareció condensarse en esos 7 minutos de superioridad. 

El paso de los minutos fue enrareciendo el juego, con un Celta falto de ideas, y un Standard que tampoco estaba muy sobrado. Con todo, las mejores ocasiones eran para los vigueses, en jugadas aisladas generalmente. Al cuarto de hora un disparo de Sisto no pudo superar la maraña de piernas belgas. A los 20 minutos primer aviso del Standard, con un remate de Belfodil, bien respondido por Rubén Blanco. 

Eran momentos en los que llegaban más los visitantes, pero el Celta se defendía con orden y evitaba sustos. Pero no todos, ya que a los 37 Orlando Sá estrelló un balón en el palo izquierdo de la portería de Rubén Blanco tras una falta lateral. Sufría el Celta en las acciones a balón parado.

El Celta aguantó bien las embestidas del Standard durante los primeros 45 minutos, pero quedaba otro tanto de partido que apuntaba a ser igualmente duro. La sensación era que si el Celta era capaz de mantener el resultado podía aprovechar alguna contra, y que el paso de los minutos correría a su favor. Pero no fue así. 

El Standard volvía a dominar, y a los 10 minutos de la reanudación Belfodil puso de nuevo a prueba a Rubén Blanco. Sufría el centro del campo celeste ante el buen hacer de Trebel, el mejor jugador del Standard esta noche. Berizzo movió el banquillo dando entrada a Radoja en lugar de Marcelo Díaz, y tras este cambio llegarían buenos minutos del Celta, que durante un breve lapso de tiempo volvió a asediar la meta rival, pero sin fortuna. 

Un disparo alto de Sisto primero, y otro defectuoso del mismo jugador tras una acción combinativa con Aspas fueron dos de las mejores ocasiones del Celta en la segunda mitad. En el minuto 19 de la reanudación se produjo una jugada clave. Fai cometió una durísima entrada sobre Wass que debía ser amarilla, pero el jugador visitante ya tenía una y el colegiado evitó problemas perdonando una expulsión que podría haber cambiado radicalmente el destino de ambos equipos en la competición. 

El agobio del Celta duró 10 minutos, ya que el Standard adelantó líneas, intensificó la presión, y al equipo vigués se le hizo de noche. Ya no tenía el balón, y las llegadas del Standard eran cada vez más peligrosas. Rubén hacía horas extras achicando agua de su portería. Se sucedían los córners, los saques de banda en zonas peligrosas y, en definitiva, el acecho del equipo valón. 

El Celta cayó en el minuto 80. Laifis llevó la justicia al marcador, con un gol no exento de cierta fortuna. Pape estaba preparado para entrar, pero Berizzo decidió cambiar al jugador, dando entrada a Sergi Gómez en lugar de Jonny, para tener mayor presencia en el juego aéreo. Roncaglia pasó a la banda izquierda. Minutos más tarde, el técnico argentino dio entrada a Rossi, estando los tres delanteros del equipo en el campo. El problema, entonces, no era de delanteros, sino de juego. 

En los minutos en los que estuvieron juntos en el terreno de juego no generaron apenas llegadas al área rival, y el Celta seguía sin tener el balón, y cuando lo tenía se mostraba plano y sin ideas. Pablo Hernández estaba roto de cansancio, y Radoja no podía construir el juego del equipo. Solo Pione Sisto fue capaz de asustar, ya en tiempo de descuento, pero su disparo encontró la respuesta de Hubert. No había nada que hacer. 

El Celta queda a expensas de lo que suceda en la última jornada, donde no depende de sí mismo. Tendrá que lograr un mejor resultado que el Standard. Imposible no está, pero se ha complicado sensiblemente. 


Ficha técnica 

CELTA: Rubén, Hugo Mallo, Roncaglia, Cabral, Jonny (Sergi Gómez, min.82), Marcelo Díaz (Radoja, min.61), Pablo Hernández, Wass (Rossi, min.83), Iago Aspas, Sisto, Guidetti.

STANDARD: Hubert, Raman (Badibanga, min.88), Scholz, Edmilson (Mbenza, min.62), Trebel, Fiore, Fai, Laifis, Cisse, Orlando Sá, Belfodil.

Goles: Iago Aspas, 1-0, min.8; Laifis, 1-1, min.80.

Árbitro: Benoit Bastien, de Francia. Amonestó a Orlando Sá, Belfodil, Fai (Standard). Expulsó a Iago Aspas con doble amarilla (min.94).

Campo: Balaídos (16.470 espectadores).

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada