El lugar en el que Rossi fue feliz


Foto: Josep Lago/Getty Images
 El partido del próximo domingo será muy especial para Giuseppe Rossi. El italo-americano jugó durante cinco temporadas con el conjunto castellonense donde vivió sus mejores años como futbolista profesional. El ariete céltico jugó 192 partidos, en los que anotó 82 goles, contando todas las competiciones oficiales. 

Especialmente buena fue la temporada 2010-11, en la que el Villarreal llegó muy lejos en la UEFA Cup, en concreto hasta las semifinales, jugando un total de 56 partidos en los que marcó la nada desdeñable cifra de 32 goles. Era su momento álgido como futbolista, respetado y temido en la Liga y en Europa, e importante con la selección italiana, hasta que la lesión se cruzó en su camino al año siguiente. 

Allí dejó de sonreír como lo hizo los cuatro años anteriores, y comenzó un calvario que duró hasta la temporada pasada cuando recuperó la sonrisa en el Levante, al menos en el aspecto individual, ya que ni sus goles pudieron evitar el descenso de los granotas. Esta temporada puede ser la de su regreso en el Celta. De momento ya ha anotado 2 goles, uno en la Liga y otro en la Europa League. Ambos dieron puntos, y el del Espanyol fue bonito y significativo. Seguro que quiere dar buena imagen en Villarreal ante la que fue su afición. Un partido muy importante, aunque ya el año pasado pudo regresar vestido con la camiseta del Levante. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada