El Celta se desangra en defensa


Foto: José Jordan/Getty Images
Que el Celta tiene un problema en defensa es innegable. Tras la disputa de las ocho primeras jornadas, el equipo de Berizzo ya ha encajado 16 goles, lo que da una preocupante media de 2 por partido, que llevaría a un total de 76 en una temporada completa. 

Un problema heredado de la pasada temporada, cuando el Celta acabó la temporada encajando 59 goles, una cifra altísima para un equipo que peleaba por puestos europeos, y que acabaría la temporada en sexta posición. Y al igual que aquel año, los goles encajados se concentran en pocos partidos.

Es decir, como sucedió el pasado curso, el Celta encaja pocos goles en la mayoría de los partidos, pero suele encajar muchos en partidos determinados que echan por tierra sus datos. Esta temporada, de los 16 goles que ha encajado, 12 han sido en tres partidos: Atlético, Barcelona y Villarreal. Todos ellos buenos equipos, que han encontrado una gran debilidad defensiva en el equipo vigués. 

Y no necesariamente por sus defensas, o su portero, sino por todo el equipo, aunque evidentemente hay fallos puntuales también de los zagueros o del guardameta. Ayer, sin ir más lejos, Sergio no estuvo fino, Cabral tampoco, y el resultado fue lógico para un equipo que concede ocasiones de gol con excesiva facilidad. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada