Rafinha volverá... algún día


Foto: Óscar Vázquez/La Voz de Galicia
Este verano han sonado muchos nombres. Seguramente demasiados. No sabemos con exactitud cómo de cerca o de lejos han estado, cual hubiese podido reforzar de manera más efectiva al Celta, o cual hubiese sido la mejor inversión de futuro. No sabemos, en definitiva, demasiadas cosas, pero es evidente que el nombre que más ilusión ha hecho a la gran mayoría ha sido el de Rafinha. 

También es evidente que la ilusión duró poco. Lo desmintió el propio Mazinho, y realmente la operación era compleja. También lo era el regreso de Iago Aspas hace un año, pensaron algunos. Pero esto era realmente mucho más complejo. No sabemos tampoco hasta donde llegó al Celta, hasta donde pudo insistir, si es que lo hizo. El caso es que el momento de Rafinha aún no ha llegado. Pero llegará. 

Rafinha no solo es hijo de una leyenda del celtismo llamada Mazinho, sino que también es un ex jugador del primer equipo, un celtista y un amante de la ciudad que lo vio crecer y desarrollarse como persona. Es el destino el que algún día unirá de forma inevitable sus caminos. Durante un año disfrutamos de su juego en Balaídos, y no nos resignamos a volver a verlo correteando por el estadio municipal. Y eso volverá. Algún día. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada