Pione Sisto busca su lugar


Foto: Jorge Landín/Atlántico Diario
Pione Sisto fue el fichaje más caro del verano. De hecho, es la contratación más costosa del Celta desde que Carlos Mouriño preside el club, lejos, eso sí, de los 15 millones de euros que Horacio Gómez se gastó en Catanha, un ariete brasileño que funcionó más o menos durante dos años, hasta desaparecer por completo a partir de la llegada de Lotina y su juego a la defensiva. 

El caso de Pione nada tiene que ver con aquel delantero que todos recordaréis, y que llegó incluso a ser internacional con España. Pione va a más. De él solo se espera crecimiento. Es internacional Sub-21 con Dinamarca, aunque ya ha llegado a debutar con la absoluta, y proviene de un equipo, el Midtylland, que a pesar de su modestia ya le ha permitido disputar competiciones europeas. 

A Pione lo recibió el celtismo como el maná que lo debía alimentar tras la hambruna provocada por Nolito. El futbolista andaluz sigue apareciéndose en nuestros sueños casi cada noche sin que ninguno de los fichados para olvidarle lo hayan conseguido. Tampoco Sisto, entre otras cosas porque aún es muy pronto. 

El futbolista danés, de origen africano, es extremadamente joven, y llega a una Liga en la que no tiene experiencia y que nada tiene que ver con la del país en el que se ha criado, más allá de que el césped sea verde, y jueguen dos equipos de once jugadores con un solo balón. A partir de ahí todo cambia, incluida su confianza, que se ha quedado en Dinamarca. 

Es necesario tener paciencia con él, como la hubo con otros futbolistas fichados recientemente y cuyo rendimiento no fue inmediato. Era difícil predecir el rendimiento del pablo Hernández actual durante su primer año en el club, y sin embargo ya está considerado como uno de los mejores del equipo. Si tienes talento, es probable que salga a relucir. 

Sisto lo tiene. Eso es innegable, por eso el Celta pagó casi 7 millones de euros por él, y lo terminará demostrando tarde o temprano, pero de momento aún sigue buscando su espacio, su sitio en el equipo. Berizzo lo ha puesto casi siempre por la banda derecha, donde tiende a caer al centro, no sabemos si por órdenes del preparador argentino o por iniciativa propia. En la izquierda, sin embargo, se asienta mejor, y parte con peligro trazando diagonales, o incluso llegando a la línea de fondo. El problema es que ahí está Bongonda, y la competencia es feroz, ya que también puede actuar Naranjo. 

Sea donde sea, Sisto encontrará su espacio. Berizzo dará con la tecla. Apunta maneras, y debería ser decisivo a corto plazo. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada