Giuseppe Rossi, de profesión delantero


Foto: Bruno Fahy
Es posible que Eduardo Berizzo logre reconvertir, o al menos adaptar, a Giuseppe Rossi en el mediapunta que buscaba el Celta este verano. No ponemos en duda la capacidad del técnico argentino, demostrada antes con cambios de posición impensables para la mayoría de nosotros. No sabemos si lo hará, pero lo que es evidente es que, salvo que se demuestre lo contrario, Rossi es un delantero puro. 

Y de los buenos. Ayer volvió a dar otra muestra de lo que ya hizo previamente en el Villarreal o en el Levante. Le conocemos muy bien, y sabemos que solo su estado físico, aún en dudas tras varios años de sufrimiento, ha permitido que pueda estar jugando en el Celta. Sin duda, es el fichaje estrella. 

Y lo es como delantero, aunque genere el problema de tener demasiada gente para la misma posición. Rossi gana cuánto más cerca está de la portería contraria. Allí es donde se mueve con ese criterio al que siempre se refiere Berizzo, y con la peligrosidad que le caracteriza. El gol es otro ejemplo de ello. Es un fallo de Gillet claro, pero el lanzamiento busca hacer daño con el bote. Y lo consigue, así que es un error forzado por el ariete celeste. 

Rossi tiene a sus espaldas muchas batallas. Las libró en la liga española, pero también en competiciones europeas con el Villarral, así que sabe perfectamente donde se mueve. Ayer volvió a demostrar todo el talento que lleva encima, porque en un partido de poco juego y ocasiones llegó a generar dos o tres oportunidades de gol muy claras. Lo lleva dentro. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada