Duelo por la permanencia en Balaídos


Foto: Curto de la Torre/Getty Images
Antoine Griezmann fue entrevista por las cámaras de la Liga justo al acabar el partido ante el Leganés. El Atlético acumulaba su segundo empate ante dos recién ascendidos, y en caliente el ariete francés escupió lo primero que se le pasó por la cabeza: “Jugando así solo estamos para luchar por la permanencia”, sentenció. 

El Leganés fue capaz de generar esa misma impresión en muchos aficionados célticos, que tras la derrota ante el conjunto madrileño en la primera jornada levantó ríos de tinta en las redes sociales, foros y cafeterías sobre las posibilidades del Celta para esta temporada. Eso unido al dato de que el equipo celeste ha descendido las dos últimas veces que ha participado en Europa, encendieron todas las alarmas. 

Es evidente que a día de hoy si le preguntan a Griezmann no contestaría lo mismo. Y no porque lo creyese en aquel momento, que no lo creía, sino porque el enfado era tan grande, tal vez consigo mismo, que decidió decir lo primero que se le pasó por la cabeza. Tampoco los aficionados célticos que pusieron el grito en el cielo tras perder con el Leganés pensaban que el Celta lucharía por la permanencia. Solo era producto del enfado por una derrota inesperada. 

Y esto nos debe servir para analizar el partido de forma concreta, pase lo que pase. Si ganamos no somos candidatos al título por vencer a uno de ellos, y si perdemos no estamos descendidos ni somos candidatos pese a ocupar puestos de descenso. Queda mucha temporada y convienen análisis mesurados para no generar una presión innecesaria a los protagonistas. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada