Tucu 3.0: La versión mejorada de Pablo Hernández


Foto: EFE
Si había alguna duda sobre el estado de forma de Pablo Hernández tras la lesión sufrida en la Copa América, y la comprimida pretemporada llevada a cabo al tener más vacaciones que muchos de sus compañeros, ayer quedó definitivamente despejada. El internacional chileno, que ya mostró un buen nivel en el debut liguero ante el Leganés saliendo desde el banquillo, ratificó su estado de forma con un soberbio partido en un escenario tan complicado como el Bernabéu. 

El de Tucumán no tardó en aparecer. Se mostraba, se ofrecía, y siempre daba la sensación de saber qué hacer con el balón. Cuando el equipo tenía dudas, le pasaba el balón para que lo solucionase, y solía hacerlo. El “Tucu” es un futbolista al que da gusto ver sobre el terreno de juego por su calidad técnica, y la plasticidad de sus golpeos, pero lo que ha enamorado a Berizzo no es eso sino su inteligencia táctica. 

Sabe colocarse como pocos. Da el balón y se mueve, busca siempre darle ventaja a sus compañeros a la hora de asistirle, les busca si es necesario, y tiene en la cabeza el siguiente movimiento antes de recibir el balón. Ha conseguido ganar esa décima de segundo a la hora de soltar el balón, esa décima de segundo que tanto le perjudicaba en su primer año. Es un futbolista más rápido de lo que parecía entonces, pero el fútbol sudamericano y el europeo viajan a velocidades distintas. 

Ahora que está plenamente adaptado, ahora que es un futbolista mucho mejor, dejarlo en el banquillo es un lujo que no se puede permitir el Celta. Eleva al Celta a otro nivel, y de lo que hagan sus botas dependerá en gran medida la suerte del Celta.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada