Sisto, más gris en su segundo partido que en su debut con el Celta


Foto: Corriere della Sera
Uno de los futbolistas que más expectación había levantado en la previa del choque ante Milan y Sassuolo era Pione Sisto. El internacional danés ofreció muy buenas sensaciones en el partido del pasado sábado frente al Pescara, por lo que había cierta esperanza en ver una buena versión ante un rival tan potente como el Milan. 

A la hora de la verdad, y a pesar de que hemos visto al futbolista totalmente integrado en el grupo, tanto fuera como dentro del terreno de juego, su rendimiento pasó bastante inadvertido, ya que no apareció mucho en el juego, aunque cuando lo hizo casi siempre tuvo cosas interesantes que aportar. De hecho, casi todo el peligro en la primera mitad pasó por sus botas. 

Algunos fallos evitables, como una pérdida en una zona complicada que propició una contra del Milan, se pueden corregir y normalmente se evitan con la concentración que genera una competición oficial. Mañana será presentado en Balaídos y el próximo domingo tendrá otra oportunidad en Francfort, aunque la prueba real, la prueba definitiva, llegará el lunes 22 de agosto en la visita del Leganés. Aquel día veremos al auténtico Pione Sisto. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada