Rafinha: El sueño ¿imposible? de Carlos Mouriño


Foto: Miguel Riopa/Getty Images
Es sabido que la obsesión de Carlos Mouriño es la de recuperar a todos aquellos canteranos que tuvieron que dejar el club cuando la crisis económica obligó a su salida. Joselu o Denis Suárez son alguno de los ejemplos, pero hay otros como Rafinha, que sin ser canterano es un jugador muy apreciado por el celtismo, algo que se hace extensivo al Presidente del Celta. 

Rafinha ya jugó en el Celta en la Temporada 2013-14, llegando en aquella ocasión cedido por el Barcelona, de la mano de Luis Enrique. El futbolista brasileño, hijo de un mito celeste como Mazinho, demostró su celtismo, tanto fuera como dentro del terreno de juego, completando un buen año tras el que tuvo que regresar a Barcelona. 

Dos años después, la competencia en el Barcelona invitan a Rafinha a barajar otras opciones. Según informa El Desmarque, Carlos Mouriño se ha propuesto fichar para el Celta al centrocampista brasileño. Descartada una cesión, la única opción válida es hacerse en propiedad con el jugador. El primer paso fue contactar con Mazinho y con Rafinha, que le han dado el visto bueno al Celta para que inicie las negociaciones con el Barcelona. 

Llegados a este punto, la realidad nos da un buen puñetazo en la nariz. La cláusula de rescisión del jugador es de 75 millones, y el salario de unos 2 millones de euros. Esto último no sería un problema, Rafinha sabe que tendrá que ceder y cobrar algo menos. El problema es la negociación con el Barcelona. Las relaciones entre el Celta y el conjunto azulgrana no son las mejores, recordemos que en el último partido la directiva celeste declinó ocupar el palco del Camp Nou. Además, después de aquel encuentro hubo varios cruces de declaraciones entre los presidentes de uno y otro club. 

La cosa se complica más cuando el Celta pretende hacerse con el jugador por una cantidad cercana a los 10 millones de euros. De todos modos, el Barcelona sabe que es un futbolista que no tendrá muchos minutos, en la línea de los últimos años, y tal vez le podría interesar aligerar su nómina. Con los fichajes de Denis Suárez y André Gomes, los minutos del brasileño serán cada vez más residuales salvo sorpresa. 

En todo caso, el Celta tiene la ilusión de que las negociaciones lleguen a buen puerta. Según El Desmarque, Mouriño emprenderá esta misma semana los contactos con el Barcelona con el fin de que Rafinha vuelve a ser jugador del Celta. El interesado se encuentra ahora mismo con la selección olímpica brasileña en Río de Janeiro, preparando su participación en los próximos Juegos Olímpicos. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada