El presente no debe empañar el futuro de Borja Iglesias


Foto: Dovlado
Borja Iglesias no viajó a Alemania con el Celta, ni disputó ningún minuto en la gira italiana. Berizzo le prometió que en caso de no contar para el primer equipo buscaría una cesión en la que pudiese seguir creciendo. Su etapa en el filial se ha acabado, y debería intentar dar un salto esta temporada. Si no puede ser en el Celta, tendrá que ser en otro sitio. 

El santiagués es uno de los mejores nueves del Celta en la última década. Goran Maric, Oriol Riera son otras de las referencias del filial en ataque, y viendo las cifras de unos y otros, es fácil darse cuenta de las opciones y el potencial que tiene Iglesias. Porque además, a diferencia de los dos anteriores, tiene más recursos ofensivos. 

El caso de Oriol Riera es un ejemplo a seguir por Borja Iglesias. El Celta lo descartó tras marcar 21 goles en dos temporadas. Tras jugar en Córdoba y Alcorcón, acabó fichando por el Osasuna en Primera División, con quien marcó 13 goles. Borja Iglesias ha anotado 41 goles en tres temporadas, y los 17 tantos de la 2014-15 son uno de los mejores datos de un delantero del Celta B en muchos años. 

Así pues, por potencial y talento, el futuro sigue siendo suyo. Es cierto que la competencia en el primer equipo es muy grande. Hablamos de un equipo clasificado para la Europa League, en el que un delantero como Guidetti, titular en la Eurocopa, podría ser suplente, lo que da una idea del nivel que presenta la ofensiva céltica. Era evidente que Borja Iglesias lo tendría complicado. No descubrimos nada. 

Si acierta con la cesión, y encuentra un equipo que le pueda dar confianza y minutos, habrá dado un gran salto en una carrera que no debe detenerse aquí. Y no lo hará. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada