El Norte sigue ganando peso



Como todos los años a estas alturas, realizamos un análisis geográfico del panorama futbolístico español. Continuando con la tendencia de las últimas temporadas, el fútbol del norte del país sigue ganando protagonismo en la liga, especialmente en Primera División. Los ascensos de Alavés y Osasuna se suman a los conseguidos años atrás por Sporting, Eibar o Deportivo, configurando un mapa mucho más equilibrado que el de temporadas anteriores, donde Andalucía y las Comunidades de Madrid y Valencia acaparaban más de la mitad de la liga. 

En la actualidad, gracias al éxito del Alavés, Euskadi domina la Primera División merced a sus cuatro representantes: Athletic Club, Real Sociedad, Eibar y el propio Alavés. Lo hace, eso sí, de la mano de Andalucía, que mantiene también a cuatro equipos en lo más alto: Sevilla, Betis, Málaga y Granada. La Comunidad de Madrid, por el contrario, pierde a dos por los descensos de Getafe y Rayo, pero mantiene los tres representantes (Real Madrid, Atlético y Leganés) gracias a la sorprendente irrupción del conjunto pepinero. Por su parte, la Comunidad Valenciana, que llegó a tener a cuatro equipos en la liga, se queda con dos (Valencia y Villarreal) tras la mala temporada del Levante. 

El resto mantienen el tipo. Galicia y Cataluña conservan a sus dos históricos: Celta y Depor, y Barcelona y Espanyol, respectivamente. Asturias mantiene al Sporting, al igual que Canarias a Las Palmas. Y Navarra, tras dos años lejos de la élite, regresa con el siempre carismático Osasuna. En resumen, 9 Comunidades Autónomas con representación sobre un total de 17.

En la pelea por aumentar el mapa de Primera División hay varios históricos. Zaragoza, Mallorca y Valladolid intentarán un año más recuperar el mejor fútbol para Aragón, Baleares y Castilla-León. Sólo ellos y la Región de Murcia, gracias al ascenso a Segunda del UCAM, podrán soñar con jugar en lo más alto la temporada que viene. Otras regiones como Castilla-La Mancha, Cantabria, La Rioja o Extremadura deberán esperar todavía más al no contar con ningún representante en el fútbol profesional. Al igual que Ceuta y Melilla. Equipos como el Albacete, el Racing de Santander, el Logroñés o el Badajoz, entre otros, deberán seguir remando para escapar de las profundidades del fútbol español.

En Segunda División, Andalucía vuelve a ser la región más rica en representación con cuatro equipos (Córdoba, Cádiz, Almería y Sevilla Atlético). Le sigue la Comunidad de Madrid con tres (Getafe, Rayo y Alcorcón), los mismos que Cataluña (Girona, Nástic y Reus) y Castilla-León (Valladolid, Mirandés y Numancia). Con dos quedan Aragón (Zaragoza y Huesca) y Comunidad Valenciana (Elche y Levante). Mientras tanto, Galicia mantiene al Lugo a la espera de que se sume alguno más. Igual que Asturias con un Real Oviedo que sueña con el retorno a Primera, una Región de Murcia que exhibe al UCAM, y los dos archipiélagos, con Mallorca y Tenerife en la procura de un futuro mejor. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada