El Celta sigue siendo de Viggo


El Celta anunció esta mañana su cambio de imagen. La gran expectación generada por el club en días previos, se ha tornado en decepción después de que los aficionados celestes conociesen cual era ese secreto tan bien guardado por el Real Club Celta durante las últimas horas.

Más allá del cambio de logo, la polémica no podía faltar, y en esta ocasión se ha centrado en la ausencia de la palabra “Vigo” en el mismo. No es la primera vez que la palabra Vigo genera polémica. Cuando Carlos Mouriño se presentó como nuevo Presidente no gustó a muchos aficionados el lema con el que se presentó: “100% Vigo”, ya que los aficionados celestes de fuera de la ciudad se sentían discriminados al entender que se potenciaba Vigo por encima de todo. 

El club no tardó en reaccionar y eliminó tan desafortunado lema, regresando a la normalidad del club en ese aspecto. También coincidiendo con la llegada de Mouriño a la presidencia, se impulsó la creación de una imagen de marca, inexistente hasta ese momento, y que ha durado hasta nuestros días, con el lema “Real Club Celta de Vigo, y que traía aparejado un restyling del escudo, que se convertía en el oficial y usado siempre por el club.  Un necesario proceso de modernización que en casa Celta tuvo que esperar a la llegada de Mouriño. 

Diez años después la palabra Vigo vuelve a estar en el centro de la polémica, en este caso por la ausencia. Muchos han lamentado que se haya retirado la palabra de la ciudad del Celta en su logo, y otros lo celebran, lo defienden o al menos lo entienden. Una renovación de imagen, sin más, que no impedirá que el Celta siga siendo de Vigo, como se le conoce en todo el mundo, y fundamentalmente fuera de Galicia. Donde pocos le conocen como Celta a secas. 

Vigo seguirá siendo muy importante para el Celta, esté o no en su logo, igual que aquel Celta de Viggo que se hizo famoso en la pasada década cada vez que Viggo Mortensen, con muy buen humor, se ponía la camiseta del Celta.  Y esta última tontería pretende relajar un poco el ambiente. Vigo y el Celta son lo mismo, y no es necesario recordarlo constantemente. Y Vigo seguirá siendo muy importante para el Celta, por mucho que circule esa leyenda urbana que convierte al 90% real de abonados vigueses en apenas un 20 o un 30 por ciento. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada