Berizzo se resigna a quedarse sin tercer portero


Foto: EFE
Eduardo Berizzo está a punto de rendirse. El preparador argentino solicitó un portero al club este verano, pero en Praza de España nunca estuvieron demasiado por la labor, ya que confían ciegamente en los dos guardametas que tiene ahora mismo el Celta en la plantilla, y especialmente en el futuro de Rubén Blanco, que de no ser por la lesión sufrida, probablemente comenzaría la temporada como titular. 

Y eso que varios medios italianos vuelven a situar a Diego López muy cerca de la órbita del Celta. El de Paradela se enfrentó la pasada semana a los que podrían ser sus compañeros el próximo curso, y pudo incluso detener dos penaltis en la tanda final a Iago Aspas y Daniel Wass. 

Su salida, sin embargo, no es tan sencilla, y Berizzo se va haciendo a la idea de que tendrá que contar con dos guardametas en su plantilla, los dos que ha tenido desde que es entrenador del Celta. El preparador argentino había reclamado un tercer guardameta para evitar tener que llevar a jugadores del filial, que tendrían que actuar en caso de urgencia. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada