La vista en el Calderón, y el oído en San Mamés


Foto: David Ramos / Getty Images
El Celta no jugará esta tarde solo en el Vicente Calderón. A unos cientos kilómetros al norte también se jugará gran parte de sus opciones de ser quinto y evitar la previa para acceder a la Europa League. En el Nuevo San Mamés, Athletic y Sevilla cierran la temporada con objetivos muy diferentes. 

Mientras que los bilbaínos quieren lo mismo que el Celta, es decir, asegurarse la quinta plaza y no depender de lo que haga el Sevilla, los andaluces, sin opciones de mejorar -o empeorar- su puesto en la Liga, están preparando ya las dos finales que tienen por delante. La más inminente es la de la Europa League, y en el horizonte está también la de la Copa del Rey. 

En medio de todo eso está un partido en el que los de Unai Emery deberían demostrar una profesionalidad que tal vez faltó ante el Granada, equipo contra el que cayeron de forma sorprendente la pasada semana en Nervión. El cuadro nazarí se llevó el partido con un vergonzante 1-4 que daba la salvación al equipo de Quique Pina, ante un desconocido Sevilla, que jugaba con muchos futbolistas que no ha han sido habituales esta temporada. 

Así pues, es muy posible que esta tarde el equipo tenga muchas ausencias, y el Athletic obtenga una victoria relativamente fácil, por lo que el Celta ya sabe que lo que debe hacer en el Calderón es igualar lo que haga su rival en San Mamés: Es decir, ganar. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada