El año del Toto


Uno de los grandes triunfadores de la presente temporada no se viste de corto, suele llevar chándal o traje -en función de los últimos resultados- y se sienta en el banquillo del Celta. Es argentino y fue jugador del equipo en la época dorada del club. Eduardo “Toto” Berizzo, que ha llevado el “Totismo” a su máxima expresión durante la presente temporada. 

El preparador argentino es la figura más visible de un equipo que lleva impresa toda su personalidad. En dos años en Vigo ha conseguido transmitir al equipo todas sus ideas. Él siempre ha destacado la capacidad de absorción de sus ideas por parte de los jugadores, y eso que no es fácil, ya que su sistema exige sacrificios, y correr mucho, tanto en los entrenamientos como en los partidos. 

Decía Marcelo Díaz la semana pasada que una de las cosas que más le había sorprendido de sus nuevos compañeros era como entrenaban: “Corren como si estuvieran jugando un mundial en cada entrenamiento”, decía el internacional chileno. En eso también tiene la culpa Berizzo, que ha sabido contagiar a sus pupilos su ilusión por un estilo en el que cree y que ha llevado al equipo a luchar por las competiciones europeas. 

Pero el Celta no es solo correr y sacrificio. Es mucho más que eso. Ha logrado dotar de un estilo claramente reconocible al equipo, basando su juego en la combinación y en la belleza, con futbolistas específicos para el juego que busca el argentino, y que tanto gusta en Praza de España. 

El portal goal.com premia al técnico del Celta incluyéndolo en una votación en la que compite con Marcelino García Toral y Diego Pablo Simeone, por ser el mejor entrenador de la temporada. Poco hay que decir de Marcelino, con el gran papel del Villarreal en Liga y en la Europa League, y mucho menos de Simeone, que va de milagro en milagro con el Atlético de Madrid. 

El Celta ha andado muy rápido renovando a Berizzo, y también ha contado con la complicidad de este, que está dispuesto a seguir un año más en Vigo a pesar de tener ofertas muy importantes, una de ellas la del Valencia. El próximo verano, si sigue igual, tendrá aún más. Lo sabe, pero quiere disfrutar de su estancia en Vigo, porque aunque finalmente el Celta signifique un puente hacia otro proyecto, él no considera a “su” equipo europeo como tal. Lo mejor aún está por venir. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada