Atlético 2 - Celta 0 [Torres fulmina al Celta]


Foto: Gonzalo Arroyo Moreno // Getty Images
No pudo ser. El Celta no logró la proeza de mantener la quinta plaza. Era difícil, tenía que ganar en el Vicente Calderón ante un Atlético que se tomó el partido muy en serio, mientras en San Mamés el Sevilla se arrastró ante un Athletic que lo tuvo realmente sencillo. Sexta posición, que pudiendo ser mejor, no debe ocultar el enorme mérito de haber terminado en una posición  que era un sueño cuando arrancó el curso en el mes de agosto. 

La gran novedad en el once inicial del Celta fue la presencia de Guidetti como referencia ofensiva, quedando Iago Aspas en el banquillo, debido a sus problemas físicos. Con todo, el Celta fue muy reconocible, con Sergio en portería, defensa para Jonny, Hugo Mallo, Sergi Gómez y Planas. Por delante de ellos Marcelo Díaz, Pablo Hernández y Wass, y en punta de ataque: Orellana, Nolito y Guidetti. 

Al Celta le costó entrar en el partido. El Atlético salió a competir, como debe ser, y complicó a los vigueses, que a los siete minutos vieron como Godín se anticipaba a toda la zaga y enviaba un balón que golpeaba el larguero y el poste. Llegaban más los madrileños en esta fase del partido, con un Torres muy inspirado en ataque. 

Con el paso de los minutos el Celta fue desperezándose, buscando posesiones largas que le dieran confianza, pero el Atlético seguía llegando. En el minuto 25 Planas tuvo que despejar un buen centro de Torres, que buscaba el segundo palo. El Celta sobrevivió a esa primera media hora, y se hizo con el control en el último cuarto de hora de la primera mitad, generando interesantes ocasiones. 

Nolito y Guidetti intentaron combinar, pero el pase del andaluz se fue un poco largo. El andaluz no estaría acertado en esta acción, pero protagonizó las dos más peligrosas del Celta en la primera mitad. Primero botando una falta que acaba con un buen cabezazo de Orellana, y después disparando directamente sobre Oblak. En ambas respondió bien el meta esloveno. Con buenas sensaciones se llegó al descanso. 

Sin embargo, en la reanudación, el Atlético apretó y resolvió el partido en tres minutos, los que pasaron entre el primero y el segundo de los goles que anotaría en este tramo. Primero fue Torres, rematando un complicado balón, y posteriormente Griezmann recogiendo el rechace de un remate al palo del propio Fernando Torres. 

El Celta estaba obligado a resolver el partido, marcando tres goles, una misión casi imposible para un equipo que no tuvo su día este sábado, y un Atlético muy serio en defensa. Mientras tanto llegaba informaciones de Bilbao, con el Sevilla arrastrándose. Se evaporaba la quinta plaza. 

Los últimos minutos sirvieron para cerrar la temporada de una manera bastante fea, con constantes tanganas entre jugadores de ambos equipos. Entraron en la segunda mitad Iago Aspas, Radoja y Bongonda, pero la imagen del equipo no mejoró, y apenas inquietó a un Oblak que igualaba el registro histórico de Liaño, encajando 18 goles en 38 partidos. 

Una derrota que no debe empañar una temporada para el recuerdo de un Celta que nos trasladó a tiempos pretéritos, casi olvidados. Enhorabuena a todo el celtismo por esta extraordinaria temporada. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada