Hay vida más allá de Torrecilla


Foto: La Voz de Galicia
Quiero comenzar este artículo confirmando que la marcha de Miguel Torrecilla no es una buena noticia para el Celta. Ahora bien, tampoco es el apocalipsis. El salmantino ha sido un excelente trabajador desde su llegada a Vigo. Comenzó con una cartera de contactos pequeña y con muy poco dinero en el bolsillo para moverse en el mercado y supo hacer equipos competitivos, a los que dio continuidad cuando su cartera su fue haciendo más grandes y el club podía permitirse pagar traspasos. 

La elección de los jugadores ha sido muy buena en muchos cosas. Krohn-Dehli, Augusto, Orellana, Wass, o Guidetti, por citar algunos de los que él “descubrió”, dieron un excelente rendimiento al equipo, pero él no se encargaba de la política deportiva y económica del club. Simplemente era el director de un gran equipo que reclutaba futbolistas a precio moderado, y a poder ser polivalentes,  por todo el mundo. 

Será difícil reemplazar eso, es evidente, pero más allá de estos factores, lo que importa es tener una idea de club. Y eso el Celta lo tiene. En Praza de España saben lo que quieren y necesitan a alguien que lo encuentre. Torrecilla era muy bueno haciendo eso, pero seguro que el club es capaz de dar con otra persona capacitadas par hacer lo mismo, o incluso mejor. 

Sólo el tiempo dirá en qué medida echaremos de menos a Torrecilla, pero él no es el ideólogo de este equipo, como erróneamente piensan algunos en Sevilla. Él no fue quien apostó por la cantera, que ha permitido al club vender para saldar la deuda y poder salir al mercado con la cartera llena. Él no es el que ha decidido dotar al Celta de una personalidad en cuanto al estilo de juego, aunque ha sabido escoger muy bien a los ejecutores. Luis Enrique y Berizzo son dos grandes aciertos del club, por resultado y coherencia. 

Veremos a ver como le va en el Betis. Allí las cosas serán muy diferentes. El club sevillano tiene mucho más potencial que el Celta económicamente hablando, pero en los últimos años, diría incluso décadas, ha estado casi siempre por detrás de los célticos. Algo se hace mal, y tal vez Torrecilla sea la solución. Le deseamos la mejor de las suertes en un reto complicado como el que tiene por delante. 

En Vigo, pocas cosas cambiarán en la política deportiva del club, y eso es algo que tendrá que aceptar -y no será fácil- el que venga a ocupar su puesto. Las decisiones no las toma el Director Deportivo. Al menos no todas, y no las verdaderamente importantes. Pero bueno, poco hay que decir del sistema, imposible criticar algo que ha funcionado tan bien durante los últimos años. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada