Un central puso fin a una sequía goleadora de más de 400 minutos


Foto: Lavandeira Jr./EFE
Resulta irónico que un defensa central pusiera fin a la crisis goleadora del Celta, pero así fue. Jeison Murillo anotó el 1-0 contra el Alavés, un gol más importante de lo que parece, porque explica lo que sucedió a continuación. Marcar tan pronto ante el equipo de Asier Garitano fue clave par la contundente victoria lograda. 

Murillo puso fin a 402 minutos de sequía goleadora, y fue sorprendente porque además de ser un central, no es un defensa goleador. Desde el año 2016 no marcaba un gol en liga, fue con el Inter de Milán, y desde el año 2014, cuando marcó con el Granada, no lo ha vuelto a hacer en la competición española. 

Además se convirtió en el primer goleador colombiano del Celta, algo que no tiene mucho mérito ya que es el primer jugador de este país que viste la camiseta celeste en los casi 100 años de historia del club vigués. 

0 comentarios:

Publicar un comentario