Escribá asegura que trabajó el juego aéreo de Rubén y Sergio


En la charla que mantuvo con la Federación madrileña de Fútbol, Fran Escribá también habló de los guardametas del Celta. El preparador valenciano reconoció que tanto Sergio Álvarez como Rubén Blanco son guardametas de su agrado, pero le pidió al preparador de porteros que “intervengan más a balón parado”. 

En palabras de Escribá, prefiere que “se equivoquen a que sean el clásico portero que se queda debajo de la portería”, subrayó. Esta es una de las críticas más habituales que reciben tanto Sergio como Rubén, y quizás su mayor hándicap a lo largo de su carrera. Los dos son guardametas de buenos reflejos, normalmente bien relacionados posicionalmente con la defensa, con una salida de balón decente, pero suelen fallar en los balones aéreos. 

Aunque no toda la culpa es de los guardametas. El Celta ha mejorado sustancialmente en este aspecto tras la llegada de Jeison Murillo, que se ha convertido en el jefe de la zaga, pero es indiscutible que un portero jerárquico en el juego aéreo ofrece muchísima seguridad a los defensores, y es cierto que Rubén ha mejorado ligeramente en este aspecto, mostrándose más valiente, algo que probablemente tenga que ver con la confianza que ha adquirido siendo titular durante el último año y medio. 

0 comentarios:

Publicar un comentario