Los otros hijos pródigos | #5 Borja Iglesias


El Celta ha recuperado este año a cuatro jugadores muy vinculados al Celta, tres de ellos canteranos, como Santi Mina, Denis Suárez y Pape Cheikh, y otro como Rafinha, criado en Vigo, y con una fuerte vinculación con el Celta, con quien jugó esporádicamente en sus categorías inferiores, además de ser hijo de una leyenda del club como Mazinho. Pero no son los únicos jugadores que podrían volver al Celta en otra operación retorno. En esta serie de entradas vamos a recordarlos. 

#5 BORJA IGLESIAS 

Después de hacer historia en el Celta B, con quien marcó 75 goles durante 4 temporadas, todos esperábamos que Borja Iglesias formase parte de la primera plantilla del Celta para la Temporada 2017-18, pero el club celeste sorprendió con la incorporación de Maxi Gómez, un desconocido delantero que llegaba a Vigo procedente del Defensor Sporting de Montevideo. Con Aspas, Beauvue y Guidetti en la plantilla, más la llegada del uruguayo, parecía que las opciones de Borja Iglesias eran mínimas. 

El santiagués ya había jugado con el primer equipo en temporadas anteriores, apenas unos minutos en La Liga, y algún partido de Copa, pero las oportunidades habían sido mínimas. Lo que sucedió aquel verano es sencillo de explicar, aunque el recuerdo lo ha enturbiado. Borja Iglesias pasaba a formar parte del primer equipo, pero sabía que jugar iba a ser tarea imposible, y no quería esperar a los últimos días del mercado para salir cedido. Habló con Unzué, éste le explicó la situación, y aceptó la oferta del Zaragoza para jugar cedido durante un año. 



A partir de ahí todo vino rodado para él. Marcó 22 goles con los maños en Segunda División, y solo le quedaba un año más de contrato con el Celta, cuya oferta de renovación fue insuficiente. Para entonces, Borja Iglesias tenía ofertas importantes, entre ellas la del Espanyol, que pagó 10 millones de euros por sus servicios, y un año después, tras marcar 17 goles en su primera temporada completa en la máxima categoría, se fue al Betis a cambio de 28 kilos. 

Hace unos días decía que el Celta no lo había llamado para la famosa “Operación retorno” que ha llevado a cabo este año. Será complicado verlo de nuevo por Vigo. A día de hoy su fichaje sería imposible, ya que su cotización ha subido por encima de las posibilidades del Celta, y tampoco da la sensación de que al jugador le entusiasmase esa opción, aunque el tiempo lo cura todo y, como siempre recuerda, sigue siendo celtista. 

0 comentarios:

Publicar un comentario