Celta 1 - Getafe 1 | Un punto y gracias


Foto: LFP
El Celta logró un punto en un horrible partido ante un Getafe que fue superior durante gran parte del mismo. El equipo de Mohamed se encontró con un gol tras un fallo del meta getafense, y a partir de ahí se vio claramente dominado por un Getafe que gozó de numerosas ocasiones para igualar el partido e incluso llevárselo. Finalmente logró el empate en la recta final del partido sin que el Celta tuviese capacidad de reacción. 

Como había prometido en la víspera, el técnico del Celta renunció a la defensa de cinco, sacrificando a Néstor Araujo, que esperó su oportunidad en el banco. La zaga estaba formada por Hugo Mallo, Cabral, Roncaglia y Junior Alonso. Por delante de ellos la pareja formada por  Beltrán y Lobotka, más adelantados Brais Méndez y el debutante Jensen, y en punta de ataque Iago Aspas y Maxi Gómez. 

Los primeros minutos fueron de dominio del Celta, que tenía más balón pero no acababa de encontrar huecos en la maraña defensiva de los madrileños. De hecho, la primera gran ocasión fue para el Getafe. Sergio intervino a un disparo de Amath y el rechace quedó manso para Ángel, que envió el balón por encima del larguero. Perdonaba el Getafe. 

El Celta se encontró con el primer gol casi sin querer. Pase largo de Hugo Mallo, mala salida de David Soria y Maxi aprovecha para poner la cabeza y enviar con pericia el balón al fondo de las mallas. 

Era un oasis en medio de un partido horrible, con un Celta sin ideas enviando una y otra vez balonazos para Maxi Gómez los bajase e iniciar segunda jugada. Las ocasiones del equipo madrileño se sucedían. A renglón seguido del gol céltico, Jorge Molina envió un balón al larguero. 

En la segunda parte el guión fue el mismo, pero el Getafe aumentó la intensidad, encerrando al Celta, que era incapaz de generar una sola ocasión de gol. Mohamed retiró a Beltrán para dar entrada a Okay, en un cambio que empeoró al equipo. El Getafe continuaba llegando y parecía increíble que el gol no llegase. 

A Mohamed se le ocurrió reforzar la zaga con la entrada de un tercer central, entrando Araujo en lugar de Jensen. El cambio lo retrasó al máximo el técnico, consciente de que en cualquier momento podía empatar el Getafe. Y lo hizo nada más saltar el mexicano al terreno de juego. Con los jugadores del Celta adaptándose a la defensa de cinco, sin tener claro cuál era su espacio ni su marca, llegó el gol de Jaime Mata, que se revolvió con una gran maniobra dentro del área que ponía el empate en el marcador. 

El siguiente movimiento de Mohamed exasperó aún más a Balaídos, ya que retiró a Roncaglia para dar entrada a Sisto, deshaciendo el cambio de esquema realizando un minuto antes, y perdiendo por el camino un cambio. Tras el empate el Getafe, erróneamente, dejó de acosar al Celta. Un alivio, porque si fuesen a por el partido seguramente se lo habrían llevado. 

El Celta incluso pudo marcar el 2-1 tras un gran disparo de Brais Méndez, que salvó Soria. No sería justo. El equipo vigués no estuvo bien esta noche, y llega el momento de reflexionar seriamente sobre los últimos partidos y la deriva que está tomando el equipo. 

0 comentarios:

Publicar un comentario