Shakhtar 0 - Celta 2 [Gesta celeste en Ucrania]


Foto: Genya Savilev/Getty Images
Histórico partido del Celta en Kharkiv, eliminando a un auténtico equipazo como el Shakhtar, que acumulaba 26 partidos sin perder, que había ganado todos los partidos en la competición y al que nadie le había podido marcar un gol en 7 partidos. Y costó muchísimo. No podía ser de otra manera. No fue hasta el 89 cuando el Celta lograba igualar la eliminatoria gracias a un penalti. En la segunda mitad, Cabral ponía el 0-2 definitivo que lleva al Celta a los octavos de final. 

Además de lo histórico, de lo épico de la victoria, no podemos obviar la belleza de la misma. El Celta planteó un partido descarnado, pero el Shakhtar tampoco hizo concesiones, convirtiendo en ocasiones el partido en un auténtico correcalles. Berizzo apostó de inicio por jugar con tres centrales, pero con la figura de Roncaglia como comodín, partiendo desde el lateral derecho, pero incorporándose a la medular en ocasiones.  Jonny y Hugo Mallo como laterales muy largos, sobre todo el segundo, que tenía toda la banda para él, ya que Iago Aspas entraba por dentro.  

El Shakhtar demostró su potencial desde el principio, y también su querencia por la contra. Es increíble la facilidad que tiene el equipo de Fonseca para montar una contra, y así pudo marcar el primero, en una acción en la que Sergio está increíble. Primero no consigue chapar un centro lateral, pero en el rechace está felino para evitar el primero de los ucranianos. 

Iago Aspas fue el jugador más activo del Celta en la primera mitad. El moañés puso a prueba a Pyatov, y en alguna ocasión la paciencia de sus compañeros por su excesiva individualidad. No obstante, era un auténtico dolor de cabeza para la zaga rival, que achicaba agua como podía cada vez que el canterano tenía el balón. Las más claras las evitó el meta ucraniano. 

Sergio seguía a lo suyo, conteniendo al Shakhtar. En el 37 gran intervención a un remate de Taison. Así se llegó al descanso, y tras el mismo hubo una breve tregua por parte de ambos equipos, que se rompió a los diez minutos con un paradón de Sergio a un cabezazo de Blanco. Instantes después, Aspas llevaría de nuevo la zozobra al área rival con un par de acciones en las que Pyatov evitó males mayores para su equipo. 

Berizzo había introducido en el terreno de juego a Jozabed en lugar de Roncaglia, volviendo el Celta al 4-3-3 tradicional, con el sevillano mandando, y mucho, en el centro del campo. El partido estaba loco, y las llegadas de ambos equipos se sucedían. Ninguno de los dos daba una sola concesión a su físico. El técnico argentino movió con inteligencia el banquillo. Retiró a sisto y a Wass, y dio entrada a Bongonda y Rossi. 

El equipo se oxigenó, y para entonces la figura de Jozabed había crecido enormemente. El sevillano ponía la pausa, y Bongonda, Aspas y Guidetti el vértigo. Cuando la eliminatoria parecía perdido llegó la jugada clave del encuentro en una acción en la que Guidetti fuerza el penalti. No lo es, pero compensa los dos que no pitaron en Vigo, y el más que posible a Pablo Hernández en la primera mitad. 

Iago Aspas transformó la pena máxima, llevó el partido a la prórroga e inició la gesta. En el tiempo suplementario, el Celta supo contener muy bien al Shakhtar, visiblemente cansado, y aprovechó un saque de esquina para adelantarse. Lanzó Jozabed, y Cabral cabeceó en el primer palo. 

Quedaban esos peligrosos minutos para el Celta, pero el Shakhtar ya no estaba. El Celta completó la gesta de eliminar a uno de los mejores equipos de la Europa League, y se gana el derecho a estar en la eliminatoria de octavos de final. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada