Otro año a las puertas de la gran final


Foto: Gonzalo Arroyo Moreno/Getty Images
El Celta, después de hacer lo más difícil, ha vuelto a quedarse a las puertas de la gran final de la Copa, un hecho que no alcanza desde el año 2001. Existía una gran ilusión en Vigo por hacer algo grande en esta competición, que nos ha dado grandes alegrías en las dos últimas temporadas. El pasado año, la eliminatoria de cuartos de final ante el Atlético de Madrid, registró uno de los mejores momentos del año, cuando el equipo vigués se impuso en el Vicente Calderón, tumbando al equipo de Simeone. 

En semifinales tocaba el Sevilla, uno de los equipos más complicados en eliminatorias a doble partido de toda Europa. Sufrió mucho el equipo vigués en Sevilla, especialmente con las contras llevadas por Gameiro, que fulminaron al Celta, que regresó a Vigo un 4-0 que hacía prácticamente imposible la remontada. Y así fue, a pesar de que llegó a ponerse con un 2-0 en el marcador, y un penalti a favor. Guidetti marró y ya fue imposible. 

Este año, otra vez los cuartos volvieron a ser talismán para el Celta, que eliminó ni más ni menos que al Real Madrid, y el emparejamiento ante el Alavés alimentaba la esperanza de poder acceder a una final en la que esperaba el Fútbol Club Barcelona. Lamentablemente, otro mal partido fuera de casa ha privado a los de Berizzo de conseguir un nuevo hito en la historia del Celta. Berizzo tendrá que quedarse en Vigo para reparar esta eliminación y volver a poner al Celta en el camino de un título.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada