No dejéis de soñar


Quedan poco más de 24 horas para que el balón comience a andar en Vitoria. Ya no hay marcha atrás. Los nervios aprietan y la ilusión nos hace cosquillas en el estómago. El Celta está ante la oportunidad de plantarse en la cuarta final de la Copa en su historia, pero tendrá enfrente a un rival al que también le ilusionan estas instancias. 

Queda muy poco. El Celta ha peleado en las dos últimas temporadas por alcanzar un sitio que le debe la historia. Ningún equipo ha jugado tantas finales de Copa sin ser campeón. La plantilla se ha empeñado en hacernos creer que este era el año, que lo iban a lograr, que pueden con cualquiera, y nos hemos embarcado en esta aventura emocional de incierto final, pero en el que ya hemos superado pruebas muy complicadas. 

¿Qué sucederá mañana por la noche? Esa es la gran pregunta, y a su vez el motivo de la ilusión. Al partido se llega con todo por decidir. El empate sin goles de la ida lo dejó todo pendiente de lo que sucediese en la vuelta. Y en esas estamos. El Celta saldrá con todo para hacer historia, ante un Alavés que persigue el mismo objetivo. Berizzo insiste en que, para que las cosas pasen, antes hay que soñarlas. Tengo un encargo para vosotros, para esta noche: Soñad con la final de la Copa. Mañana lo disfrutaremos todos juntos. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada