El triunfo de 25 soñadores


Puede que este sueño se acabe en cualquier momento. Como todos los sueños, si solo son eso, terminan acabándose, y puede que dentro de unos años nos quede un vago recuerdo de estos que estamos sintiendo en estos momentos, así que aprovechemos y sigamos soñando. Los jugadores y el cuerpo técnico han conseguido contagiarnos de su entusiasmo. 

Parecía imposible hacer algo así. Eliminar al Real Madrid, al campeón de Europa y del mundo, al equipo que, cuando le tocó en suerte al Celta, acumulaba 40 partidos consecutivos sin perder, parecía una auténtica quimera, pero el Celta lo ha logrado. Lo ha hecho con brillantez, compitiendo de tú a tú con uno de los mejores equipos de los últimos años. 

¿Y ahora qué? Pues a seguir soñando. Dijo Bongonda tras el partido de Madrid, que si el celta eliminaba al Real Madrid ganaría la Copa. Lo más importante es que los jugadores realmente creen en eso, creen que es posible hacerlo, y no hay nada más fuerte e invencible que la fe. 

Por delante tenemos duros retos. Muy duros. Al Celta no se lo pondrá fácil el equipo que le toque en semifinales. Pero, ¿Es posible enfrentarse a un equipo que complique más las cosas que el Real Madrid? Difícil. Así que si estos jugadores, que están empeñados en hacer algo grande este año, se lo proponen, se lo pondrán difícil a cualquier equipo. Sea cual sea. Así pues, el Celta ya no es una cenicienta, y el rival que se cruce con el Celta, no lo celebrará con champán. 

Eso sí, si se creen la teoría de que fue el Real Madrid quien perdió la eliminatoria, por las bajas o por errores propios, el Celta estará entonces mucho más cerca de la final del Vicente Calderón. No despertéis del sueño. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada