Pendientes del tobillo de Orellana


Foto: Marta G. Brea/Faro de Vigo
Fabián Orellana será uno de los nombres propios de la semana. El internacional chileno no se recuperó de cara al partido del pasado sábado, y sigue siendo duda para la final del jueves ante el Standard de Lieja. De su concurso dependerán en gran medidas las opciones de los celestes de pasar a la siguiente ronda, así que tanto los médicos, como los recuperadores, trabajarán duro esta semana para que el atacante céltico esté a disposición de Berizzo de cara a este choque. 

No será una tarea sencilla, porque además la falta de ritmo puede jugar en su contra. Orellana se lesionó el pasado 30 de octubre en Las Palmas, y aunque la baja por este tipo de lesiones suele prolongarse durante unas tres semanas, nada garantiza que pueda estar en este partido, especialmente si tenemos en cuenta las declaraciones del Doctor García Cota la pasada semana, advirtiendo de la necesidad de ver como va el jugador en los entrenamientos esta misma semana. 

Al chileno lo intentar recuperar todos, y el principal interesado es Eduardo Berizzo, consciente de que la magia y la chispa del chileno no es fácil de replicar por parte de cualquier otro jugador de la plantilla céltica. Orellana es de esos jugadores capaces de variar el rumbo de un partido gracias a un chispazo. Recordemos su golazo ante el Ajax de Amsterdam, en el partido de Balaídos, o su partidazo ante el Deportivo, o el pase a Aspas en el estadio de Gran Canaria. 

Es un jugador diferente, de los que no abundan, capaz de regatear al rival en un palmo de terreno, y también rápido y peleón, aplicándose en defensa como nadie. Su trabajo es siempre muy valorado por los técnicos, y en este caso también por Berizzo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada