Bongonda cumple 21 años cuando las críticas hacia su juego arrecian


Foto: LOF
Théo Bongonda cumplió 21 año este domingo, en el momento en el que más arrecian las críticas sobre su rendimiento. El internacional sub-21 belga llegó al Celta en el mes de enero de 2015. Contaba con 19 años y era un proyecto de futuro, tal y como lo definió entonces Eduardo Berizzo. Sus primeros partidos con el Celta fueron ilusionantes. Tenía velocidad, regate y desborde, y cumplía cada vez que salía desde el banquillo, pues contagiaba de su vértigo a sus compañeros. 

En su primer año en Vigo, media temporada en realidad, disputó 8 partidos de Liga, y anotó 1 gol, ante el Granada en Los Cármenes, en tiempo de descuento, en aquel famoso partido en el que las pérdidas de tiempo de Roberto alcanzaron el paroxismo. El belga apareció, ya con el tiempo cumplido, para llevarse un punto ante un Granada que quedaba muy tocado. Luego se salvaría gracias a una extraña reacción milagrosa en las últimas jornadas. 

En la pretemporada de 2015 tuvo muchos minutos mientras Nolito estaba lesionado. Los rumores sobre la posible salida del andaluz eran constantes, y él estaba llamado a ser su sucesor. Cuando empezó la temporada, ya con el andaluz recuperado, volvió al banquillo, e incluso en ocasiones a la grada, pero al final acabó disputando 23 partidos de Liga, gracias en gran parte a otra lesión de Nolito, que le tuvo en el dique seco durante más de un mes. Anotó 2 tantos, y dio la sensación de haber crecido, de haber dado un paso adelante y estar preparado para asumir el rol de sucesor de Nolito. 

Contra ese rol es contra lo que debe luchar Bongonda. No es Nolito, es Bongonda. Un futbolista completamente distinto y que cuenta con tan solo 21 años, y mucho fútbol por delante. El celtismo, de forma mayoritaria, está siendo implacable con él. Cualquier error adquiere categoría de desastre, y si bien es cierto que su rendimiento podría ser mejorable, especialmente en los metros finales, hay que reconocer que jamás se esconde, que siempre intenta hacer cosas, y que, aunque últimamente no le salen, tiene pinta de no rendirse fácilmente. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada