Eibar 1 - Celta 0 [El Celta cae en el Show de Munuera Montero]


Foto: LFP
Dos expulsados, innumerables tarjetas, un penalti clarísimo no señalado, y otro dudoso. Parece difícil que todas estas decisiones sean en contra de un equipo, pero Munuera Montero lo ha logrado. El trencilla se vino arriba en la segunda mitad y protagonizó un show evitable que acabó desquiciando al Celta, que todo sea dicho, no jugó su mejor partido. El Eibar arrancó mejor y se encontró un gol muy pronto ante un Celta que nuevamente rotó demasiado y lo pagó. 

De inicio Berizzo apostó por Hugo Mallo en el medio del campo, aunque el experimento solo duró unos minutos. Rubén Blanco repetía en la portería, y la defensa estaba formada por Roncaglia, Sergi Gómez, Fontàs y Planas. Hugo Mallo y Radoja en el doble pivote, Wass de enganche, y arriba Señé, Bongonda y Rossi. 

Tras el gol del Eibar, que llegó a los 9 minutos de partido por obra de Fran Rico, que aprovechó un rechace tras el manequin Challenge de la defensa celeste, Hugo Mallo abandonó la medular y regresó a la banda, pero el juego del equipo no mejoraría. La primera media hora del Celta fue para olvidar. Sufría ante un Eibar que apostaba por la combinación con el ex céltico Adrián finalizando casi todas las jugadas. Le faltó puntería al madrileño para anotar esta tarde. 

Las ocasiones para los azulgrana se sucedieron en los primeros compases, con alguna intervención de mérito de Rubén Blanco a tiros de Inui o del antes mencionado Adrián González. Pero el Celta logró desperezarse e ir generando alguna que otra llegada. La primera llegó en las botas de Señé, tras driblar a un rival envió un tiro raso que no logró sorprender a Riesgo. 

Pero la más clara la tuvo Bongonda. El belga aprovechó un buen pase de Radoja para plantarse ante el meta rival, a quien no supo batir. Tras el descanso, más de lo mismo. Nada más empezar, una excelente jugada personal de Adrián acabó con un potente chut que impactó en el larguero de la portería de Rubén Blanco. Era un aviso muy serio del jugador que finalizaba todas las jugadas de ataque del equipo local. 

Berizzo decidió mover el banquillo dando entrada a Pablo Hernández en lugar de un desaparecido Wass. El Celta mejoró levemente, pero seguía siendo insuficiente para doblegar a un Eibar muy bien plantado, con las ideas claras y consciente de que tenían en su mano la victoria. 

Posteriormente entraron al campo Pione Sisto y Guidetti, y el Celta tuvo el dominio del juego claramente en los últimos 15 minutos, creando ocasiones y llegadas que anunciaban la remontada. Entonces fue cuando apareció Munuera Montero. Primero se comió un penalti clamoroso de Asier Riesgo sobre Bongonda. Tal y como estaba situado, parece realmente increíble que no lo viese. 

No conforme con eso, expulsó a Sergio por una protesta desde el banquillo, y a partir de ahí comenzó a repartir tarjetas a cuanto jugador celeste se cruzase en su camino. Cada falta era amarilla, y cada reclamación de un compañero tenía idéntico destino. Sacó a un Celta con muy poco oficio del partido, evitando que en los últimos minutos plasmase en ocasiones el dominio que tenía en ese momento. Munuera Montero tuvo tiempo para mostrar una amarilla a Pablo Hernández, que no jugará el próximo partido, y también expulsó a Hugo Mallo ya con el partido concluido. ¿Qué diría Setién en en estos casos? 

Ficha técnica
SD Eibar: Riesgo, Arbilla, Ramis (Gálvez, min.83), Lejeune, Luna, Inui (Peña, min.63), Rico, D. García, P. León (Escalante, min.71), Adrián y Enrich

RC Celta: Rubén, Hugo Mallo, Roncaglia, Fontás, Sergi Gómez, Planas (Guidetti, min.75), Señé (Sisto, min.67), Radoja, Wass Pablo Hernández, min.53), Bongonda y Rossi

Goles: 1-0 Fran Rico 9'

Árbitro: Munuera Montero, del comité andaluz. Expulsó con roja directa a Hugo Mallo, Sergio (en el banquillo) Amonestó a Bongonda, Roncaglia, Pablo Hernández, Rubén, Ramis

Campo: Ipurúa

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada