Sobrevivir sin el Tucu


Foto: Octavio Passos/Getty Images
 La lesión de Pablo Hernández tendrá al internacional chileno fuera de los terrenos de juego entre dos y tres semanas, según las primeras estimaciones del cuerpo médico del Celta. Será cuando llegue a Vigo y se le realicen las pertinentes pruebas médicas cuando se podrá determinar con mayor precisión el periodo de baja del futbolista, pero es bastante probable que no esté tampoco en el derbi que se juega dentro de dos semanas en Balaídos. 

Antes de ese encuentro habrá otros partidos muy importantes ante Villarreal y Ajax. El Celta se puede enfrentar al hecho de estar durante 3 ó 4 partidos sin una de sus referencias en el centro del campo. Denostado no hace mucho, ha sabido hacerse indiscutible no solo para Berizzo, que siempre tuvo claro que el “Tucu” era una opción innegociable en este equipo. 

Su ausencia abrirá un periodo de incertidumbre, y dejará al Celta sin uno de sus faros. No solo por lo que aporta en defensa, sino también por todo lo que da en ataque. Ante el Barcelona, su fe al presionar con todo a Ter Stegen le dio al Celta una victoria fundamental. Además ha demostrado que está para lo que Berizzo mande. Ante el Barcelona fue mediapunta durante muchos momentos, y este año ya ha jugado como pivote defensivo en algunos partidos. Es un chico para todo y que casi todo lo hace bien. 

Es innegable que el Celta lo echará de menos, pero tiene potencial para sobrevivir sin él. En el anterior parón por los partidos de selecciones nacionales fuer otro chileno, Fabián Orellana, el que se lesionó, y escribimos un artículo hablando de la necesidad del Celta de sobrevivir sin su talento. Y no le fue nada mal al Celta durante este periodo, con un Sisto pletórico, y Señé ofreciendo buenos minutos cuando fue requerido. Esa será la gran misión de Berizzo para este mes de octubre: Lograr que la baja del mejor futbolista de la temporada no se note, o afecte lo más mínimo. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada