Seis décadas sin ver a dos gallegos marcar para el Celta en un derbi


Foto: Ricardo Grobas/Faro de Vigo
El Celta, que en las últimas fechas ha intentado dar un giro hacia un equipo más gallego, con la presencia de más jugadores de la tierra, estaba fallando en este aspecto en el derbi. En ninguno de los últimos había logrado que uno de los jugadores gallegos marcasen algún tanto. De hecho, habría que remontarse hasta 1973 para encontrar el último tanto anotado por un jugador gallego: Sanromán. 

43 largos años que se rompieron cuando Orellana encontró a Hugo Mallo, y éste a su vez puso el balón en el fondo de la portería que defendía Lux. Ese tanto abrió la goleada de un Celta que ganaría el clásico por un claro 4-1, con un doblete de otro gallego: Iago Aspas. 

Este dato es aún más extraño, ya que no se registraba desde 1956. Es decir, hace 60 años, cuando Mauro, Ares y Torres marcaron en Riazor, según recordaba Pedro Martín. Seis décadas sin ver algo que debería ser mucho más común en un derbi gallego, y que ha llegado justo cuando la identidad del Celta parece estar en entredicho por la posible venta a un grupo asiático. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada