Las negociaciones por la venta del Celta se paralizan por la ausencia de Mouriño


Foto: Lalo R. Villar
Carlos Mouriño está en México, de donde regresará el próximo 16 de octubre, y hasta entonces estarán paralizadas las negociaciones para la venta de sus acciones, tras lo cual el club pasará a manos de una empresa china. El empresario vigués viajará directamente hasta Villarreal para presenciar el choque que disputará el Celta en El Madrigal tras el parón por los partidos de las selecciones. 

Será entonces cuando se reiniciarán las negociaciones, según informó Faro de Vigo este viernes. El pasado lunes visitaron las instalaciones del Celta en la ciudad un grupo de emisarios de la empresa que negocia para adquirir las acciones de Mouriño, y desde entonces no ha habido novedades significativas al respecto. 

Lo que es evidente es que este proceso, al margen de los plazos, está muy encaminado para que el máximo accionista deje de tener relación con el club y venda sus acciones a este grupo, aunque una venta de estas características suele exigir un tiempo amplio para las negociaciones y el cierre del acuerdo. 

La afición, mientras tanto, acude expectante al desenlace de esta historia, con cierto recelo ante la llegada de los nuevos propietarios. Los cambios siempre generan incertidumbre, como la generó en su momento la llegada de Carlos Mouriño a la presidencia del club. Con todo, el hecho de que los nuevos dueños sean personas ajenas al Celta, y no conozcan la identidad del club, es algo que preocupa bastante más que el cambio de manos que se produjo en 2006 cuando Mouriño sucedió en el cargo a Horacio Gómez. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada